Valor circunstancial

Hay cosas que no cambian, y si una institución fue pensada con un fin y para contribuir con el bien común, eso es lo que no debería cambiar, antes bien, la realidad habría que abordarla de acuerdo a esa función para lograr un equilibrio adecuado y evitar esos desajustes en el valor de la democracia
valor actual XXXI

@ManuelRodea

¿Mantienes el valor o ‘te vale’?, porque claro está que en la práctica, la realidad observa en la economía más a menudo el Mutatis mutandis que el Ceteris paribus, es decir, las cosas que cambian son más que las que permanecen, y a su vez este hecho poco o nada ha cambiado al menos desde que el hombre puede darse cuenta en su aparición en este punto del universo.

Por eso es que la mayoría de las variables en el análisis económico –y la realidad en general– tiene carácter circunstancial en cuanto a sus valores y mal hacen los analistas en abusar de la aplicación del Ceteris Paribus como supuesto –locución latina que en este contexto se traduce como “lo demás permanece constante”–, y sin embargo nos encontramos con el problema de que si algo no debiera sufrir un cambio arbitrario para evitar un desajuste, tampoco es prudente permitir que se descontrole para evitar más caos y desequilibrios.

Lo he dicho antes de forma similar al slogan de un antiguo canal de películas, pasa en la economía, pasa en la vida cotidiana… pasa en la vida democrática de un país, porque mientras el INE logró algunos resultados quitando a Salgado Macedonio y a Morón sus candidaturas por los problemas que de sobra se conocen y evitó también que con la asignación de plurinominales Morena tuviera una sobrerrepresentación de ganar la elección como sucedió en 2018, también tuvo dos desatinos que no pueden ser ignorados.

Por un lado el miércoles pasado sacó un promocional del propio instituto donde nos dice que faltan 38 días para “las elecciones más grandes de la historia”, con la particularidad de que avisa que “los partidos debieron postular 3 fórmulas a diputaciones federales de personas de la diversidad sexual”, emitiendo así un criterio que debemos cuestionar si abona realmente a la vida pública de forma equilibrada al vincular las preferencias sexuales con la competitividad en la gestión pública.

Por otro lado, vemos también al INE censurando los únicos spots de campaña que hablan abiertamente en contra del aborto y las adopciones homoparentales que fueron lanzados por el Partido Encuentro Solidario, así que por un lado hay un árbitro electoral que así como se atrevió a enfrentar aspiraciones autoritarias e incluso dictatoriales de Morena, se está tomando atribuciones para determinar una línea ideológica mínima para los partidos en cuanto a la selección de candidatos con preferencias sexuales o de identidad predeterminadas y de limitación en cuanto a comunicación de sus propuestas.

El INE no debe de olvidar que sus votantes buscan elegir propuestas de acuerdo a sus valores para que la democracia funcione, y por ende no puede prestarse a la censura de los partidos para que los ciudadanos tomen las decisiones correspondientes con base en la información que buscan para definirlas, no olvidemos que mientras Morena mantiene un conflicto histórico de amenazas y presiones desde el mismo ejecutivo contra el Instituto cuya función es ser el árbitro electoral, legisladores locales aprovecharon para subir a la mesa de votación una extensión en la despenalización del aborto en la capital y los ciudadanos que reprueban esta medida tienen el derecho a estar informados sobre quiénes son los candidatos que llevan esta agenda y quiénes los que la rechazan.

Así como no se deben imponer iniciativas tiránicas como el patrón de datos biométricos o una ley de electricidad que contribuya a la reinstauración de viejas estructuras monopólicas que buscan aumentar el poder del Estado y sus fines, la carga hacia una agenda completamente cuestionable no hace mas que enmedio de la confusión dar elementos a la narrativa hostil hacia las instituciones que demanda su desaparición al no cumplir caprichos mal atribuídos al pueblo, si bien Lorenzo Córdova logró resultados manejando las disputas con el partido dominante, no puede Ciro Murayama echar por la borda esos logros subiendo una agenda para todos los partidos sin admisión de contrapesos mientras el fantasma de Salgado Macedonio regresa a la boleta en la persona de Evelyn Salgado en calidad de prestanombres.

Hay cosas que no cambian, y si una institución fue pensada con un fin y para contribuir con el bien común, eso es lo que no debería cambiar, antes bien, la realidad habría que abordarla de acuerdo a esa función para lograr un equilibrio adecuado y evitar esos desajustes en el valor de la democracia: así como es malo abusar de Ceteris paribus, también es perjudicial el extremo opuesto, el exceso de Mutatis mutandis.

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar