Valor de cambio

La aceptación es la condición última para que se realice un acuerdo, y de acuerdos depende todo intercambio de todo bien en el mercado
valor actual XXXIV-min

@ManuelRodea

¿Aceptas el valor o ‘te vale’?, tomemos en cuenta que la aceptación es la condición última para que se realice un acuerdo, y de acuerdos depende todo intercambio de todo bien en el mercado, pues enmedio de controversias entre varias escuelas del pensamiento económico con el concepto, el valor de cambio abarca el espectro de posibilidades en las que el bien en cuestión es aceptado por sus beneficiarios.

Por una parte, el prestador del bien siempre valorará lo que ofrece en función de su esfuerzo y lo que le cuesta dar el servicio correspondiente, y por otro lado, quien recibe evaluará el impacto de lo que recibe y tiene la capacidad última de evaluar, dado que es una cuestión de aceptación, debe darse en total libertad.

Sin embargo, a veces la buena fe del que ofrece parece cuestionable y es una defensa natural del responsable de proveer, ¿o qué vendedor de automóviles no tratará de convencer al cliente de que el rojo es mejor que el negro –que es su favorito– con tal de que se lo lleve y porque le importa más concretar la venta que llenar las expectativas del cliente?

Pasa en los negocios, pasa en la política: una de las noticias de la semana fue la pregunta al presidente en la mañanera sobre la designación del nuevo director del Banco de México dado que es responsabilidad del ejecutivo proponer un candidato, que sea aprobado por el Senado, o si este no está en actividad se encarga la Comisión Permanente del Congreso, esa misma en la que la mayoría morenista votó en contra de crear una fiscalía para investigar los hechos de la línea 12 del STCM y fincar responsabildades contra Ebrard, Mario Delgado, Mancera, Sheinbaum, Florencia Serranía y/o quienes resulten responsables.

A menos de tres semanas de las elecciones y contando, las encuestas dejaron ver el descontento de la población con esta y otras claras y descaradas evasiones de responsabilidad por parte de la dinastía obradorista involucrada en la construcción y mantenimiento del metro de la Ciudad de México, empieza a apuntar hacia una pérdida de varias delegaciones para Morena incluyendo Tláhuac y sigue denostándose una posible pérdida de la mayoría en la cámara de diputados como resultado de esta jornada electoral.

Y en este clima de incertidumbre y descontento, la respuesta del presidente no deja de sorprender por su naturaleza delirante a pesar de que esta característica ya resulta familiar desde hace tiempo: mencionó que la persona que propondrá es profesional y tiene experiencia en el área –hasta ahí parece que vamos bien–, además de que es afín a la economía… –¡por favor, que no lo diga, que no lo diga, que no lo diga!–, moral –¡lo dijo!–.

Estamos en serios problemas y no porque la moral sea algo malo o imposible junto con el profesionalismo, la preocupación no es infundada debido a que López se caracteriza por afirmaciones erráticas cuando en su discurso habitual habla de economía y se le ha escuchado decir que para él “no es una ciencia sino un oficio”, o que “no es bueno poner la economía en manos de economistas”, y entre tanto desatino termina siendo alarmante parecer que un charlatán busca engatusarnos para estafarnos con una propuesta económica.

Y el problema es que la banca central de este país ha hecho grandes esfuerzos por contrarrestar con medidas y maniobras laboriosas los efectos de las desatinadas políticas del gobierno en turno, ya ha corrido peligro en manos de los legisladores que están con la 4T que han subido iniciativas para modificar la Ley del Banco de México y así como ha reconocido el presidente su intervención en el proceso electoral de Nuevo León, abiertamente ha mostrado interés en el uso de las reservas para sus proyectos de gobierno.

Con cierto escalofrío pudimos ver algunos un video de unos indígenas que simularon un linchamiento de un candidato de Morena que no cumplió con promesas de campaña cuando fue diputado, y entre los comentarios en Twitter me encontré con la pregunta de que cuándo visitaba AMLO a esa comunidad. Hubo presunción de que ese acontecimiento fue montado, por un lado la desconfianza por las burdas actuaciones de Citlalli Hernández y Pedro Carrizales y por otro las propias declaraciones de Juan Salvador Camacho en las que menciona que se le había acusado de montaje sin que le preguntaran, pero las expresiones y la violencia que se pueden apreciar en el video reflejan una situación de amago que si produce cierto temor.

Lo peligroso de este asunto: en caso de que haya sido un montaje, estamos viendo a una clase política que está perdiendo los escrúpulos de jugar con su propia vida la salvación de su reputación, y en caso de que en verdad haya sido un amago genuino, confirma un escenario de descontento que puede terminar muy mal.

Nadie en su sano juicio quisiera poner un país entero patas arriba solamente por revancha organizando un complot para desprestigiar a alguien, antes bien, por salud mental hay que ayudar cordialmente hasta donde se pueda a quienes conservan la creencia férrea a esa narrativa carente de lógica, hay que reconocer que a los principales responsables de observar y gestionar directamente su buen funcionamiento se les están viniendo abajo muchas cosas sin que alguien lo haya planeado para estas fechas.

Es inaudito que en vez de asumir responsabilidad y ofrecer soluciones que sean motivos para seguir con sus respectivos proyectos de gobierno se siga haciendo persecuciones electorales en estados como Nuevo León y Tamaulipas, donde se ha llegado al extremo de tener que poner a disposición a las fuerzas estatales para evitar un atropello ante una amenaza de la desaparición de la división de poderes y que ha llevado a un caso de controversia entre el congreso de un estado y la SCJN.

Por un lado podríamos sentir alivio de que nuestro país no vivió el miedo de un conflicto en Medio Oriente que dejó un saldo de más de 200 muertos y donde se perpetraron ataques hacia zonas con residencia de civiles, o de la intensidad de los contagios de COVID-19 que tienen ahorita la India y Argentina –con todo y que México ha estado entre los tres primeros lugares de muertes en el mundo–, al menos así lo sugirió un monero en el marco de estos acontecimientos a nivel mundial.

Tomando esto en cuenta, se vuelve vergonzoso que este entendimiento de que lo regional suele ser similar a lo global lleve a declaraciones como las de Ebrard, que afirmó en un evento junto al embajador de Bolivia que el Consejo de Seguridad de la ONU es una aberración aludiendo a la crisis del Medio Oriente como ejemplo de las injusticias que imperan en él, y esperemos por la seguridad nacional que la situación en México no sea tal que se tenga que recurrir a los organismos nacionales y la ironía vuelva a tocar a la puerta de los actuales gestores.

Quisiéramos una jornada electoral que concluya sin más persecuciones electoreras, que el descontento social sea realmente bien utilizado y que el caos no desvíe nuestra atención de los misterios y omisiones de las propuestas, pues algunas determinaciones del gobierno como el nombre del nuevo director de Banxico propuesto por ejecutivo probablemente no las sabremos sino hasta después de estos comicios y poco podríamos hacer si no anticipamos cambios para frenar el autoritarismo con nuestro voto.

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar