Valor al extremo // Columna #ValorActual de Juan Manuel Rodea

La gente suele decir que los extremos no son buenos, si nos vamos a la política, hay quienes avizoran “extremos” hacia la izquierda o hacia la derecha, pero hay que pensar de nuevo la cuestión...
valor actual XLIX-min

@ManuelRodea

¿Vas con el valor o ‘te vale’?, ¿hasta dónde llega el límite de cada cosa?, tanto en términos cuantitativos como cualitativos es preciso saber el alcance de las cosas, ¿es bueno o por lo menos conveniente?, la respuesta está en la circunstancia y la política y la economía no son la excepción, sobretodo porque la praxis suele ser ecléctica, es decir, diversos enfoques convergen en la práctica, ¿y hasta dónde es bueno que esto suceda?

La gente suele decir que los extremos no son buenos, hablando de temperatura ambiente es entendible porque un frío extremo nos expone a una hipotermia y un calor extremo a una hipertermia –ambas pueden ser fatales–, si nos vamos a la política, hay quienes avizoran “extremos” hacia la izquierda o hacia la derecha, pero hay que pensar de nuevo la cuestión: en una carretera de dos carriles, o nos vamos por el derecho o por el izquierdo porque si nos vamos por en medio puede haber un accidente.

La narrativa predominante de los círculos totalitarios o progresistas está en que se debe de evitar la “ultraderecha” a toda costa, pero, ¿qué rayos es la ultraderecha?, ¿existe tal cosa?, más allá de teorías de conspiración políticas, quienes mencionan a la ultraderecha en sus discursos suelen ser los que menos explican a qué se refieren, y si de verdad fuéramos críticos en nuestra lectura de los hechos no les daríamos un ápice de credibilidad hasta no recibir dicha explicación.

Algunos académicos –y no tan académicos– de izquierda y el propio presidente López Obrador vinculan la “ultraderecha” con el fascismo, y es que en el propio diagrama de Nolan se puede hablar de fascismo como un sistema en el que el Estado tiene primacía sobre todo aunque exista la propiedad privada y eso para efectos prácticos se encuentra hasta arriba del lado derecho del cuadrante.

Seamos un poco más prácticos –por no decir que realistas–, cualquier Estado totalitario, de derecha o de izquierda, puede ser catalogado como fascista, o bien, si es totalitario de izquierda ya hablamos de un régimen comunista que se caracteriza por el gobierno de un solo hombre y la desaparición de la propiedad privada y las libertades fundamentales.

Un día recibe la bancada del PAN en el senado al líder de Vox, Santiago Abascal, y al día siguiente los senadores de Morena madrugan –literalmente– con una “bola rápida” votando para avalar la ley de revocación de mandato para el presidente y esta sale aprobada.

¿Hacía dónde es bueno tirar la cuerda, hacia la izquierda o hacia la derecha?, el sentido común debiera apremiarnos a pensar en apostar hacia donde las libertades fundamentales sean más respetadas y si es a la derecha entonces la opción debería entrar en vigor, después habrá tiempo para discrepar cuando del otro lado la maquinaria totalitaria pretende sofocar la disensión desde la mentira latente en el informe de gobierno y conectándola con la narrativa de una oposición en modo conspirador de ultraderecha que trata de interceptar un crecimiento económico de alrededor del 6%.

Mal hacen los panistas preocupados de que se vincule al PAN con Vox cuando ha estado en coalición con el PRI que es de centro-izquierda y el PRD y MC que son partidos de izquierda, antes bien, si Vox se asemeja en sus ideales al PAN cuando surgió esta es la oportunidad para refundar una oposición que equilibre los poderes y procure la existencia de un Estado de derecho, si es que es eso posible… (y ha de procurarse lo más cercano a él por el bien de sus habitantes).

De ahí que la firma de la carta de Madrid no sea llamarada de petate sino que represente un compromiso de cara a 2024 y entre toda persona que piense en la necesidad de depurar la política mexicana a pesar de la etiqueta de "ultraderecha".

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar