Valor sin injerencia negativa // Columna #ValorActual de Juan Manuel Rodea

Si puede aventurarse a “adelantar” datos como los de Banco de México o a verter el estilo personal en comunicados de SEMARNAT sobre el tren maya o del propio gobierno de México a la Comisión Europea, ¿qué le faltaría para querer ser el primero en dar los resultados del ejercicio de ratificación disfrazado de referéndum de revocación de mandato o por lo menos pronunciarse?
valor actual LXXVII-min

@ManuelRodea

¿Liberas el valor o te vale?…, tarde o temprano vemos la realidad tan sujeta a un esquema que nos vemos tentados a buscar cualquier mecanismo de liberación a la mano sin analizar los efectos secundarios que implica, y así fue como alguien como Andrés Manuel López Obrador logró después de años de ser opositor presidencial convertirse él mismo en presidente.

Las promesas y el lenguaje disruptivo fueron el móvil de esa decisión colectiva que se consolidó en 2018, y sin embargo pocos advirtieron o fueron objetivos con las advertencias latentes desde años antes, pues en 2006 se escuchó que era “un peligro para México” pero sin una explicación del sentido que representaría si llegase a gobernar en un escenario como el actual…

Siendo más objetivos y menos fieles a las narrativas antagónicas, pongamos atención a lo que él mismo llegó a decir: “¡al diablo con sus instituciones!”, y ahí teníamos a un opositor férreo que no tenía miedo a decir las cosas que pocos se atrevían a decir, pero, ¿eran esas cosas correctas?, ¿qué deberíamos de esperar de un candidato que es un golpeador institucional cuando estuviese gobernando?...

Les presentamos al López Obrador de 2022: igual de terco que el opositor de 2006, 2012 y 2018, pero ahora pragmático y hostil en su relación con el INE, esperando que dé resultados que él pueda aprovechar después de este 10 de abril, y si puede aventurarse a “adelantar” datos como los de Banco de México o a verter el estilo personal en comunicados de SEMARNAT sobre el tren maya o del propio gobierno de México a la Comisión Europea, ¿qué le faltaría para querer ser el primero en dar los resultados del ejercicio de ratificación disfrazado de referéndum de revocación de mandato o por lo menos pronunciarse?

Esa opción no estaba contemplada en el ejercicio cívico del país y sin embargo se dio, es decir, entre negociaciones perdidas por la oposición, manipulación, bolas rápidas y jugarretas, Andrés se salió con la suya y quedó la figura del ejercicio, ¿es confiable?, si no estamos de acuerdo con su narrativa, ¿debemos votar?, ¿estamos ya preparados para darnos cuenta de que AMLO tendrá lo que sea menos vocación honesta por la democracia?

Si alguien de buenas intenciones sigue sin cambiar de opinión sobre la participación, está en su derecho, su opinión no deja de ser respetable y no debe negársele que se presente a votar para disimular el alto puntaje a favor de López –¿quién en su sano juicio cree que Obrador puede perder la votación?–, pero es preferible no movilizar estructuras de voto innecesariamente si esto es más un experimento político que ejercicio cívico, esperar como en años anteriores, que el presidente en turno termine y se retire.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar