Desafíos al preservar el valor

Podemos ver en la práctica cultural, política y económica una aparente dicotomía e incluso disensión entre ambas acciones, al grado de polarizar a los propios individuos al encasillarlos a estereotipos de liberales y conservadores
valor actual IX-min

@ManuelRodea

¿Conservas el valor o ‘te vale’?, el temor a perder algo inmensamente preciado puede llevar a esconder verdaderos tesoros bajo tierra o en inmensas bóvedas donde no pueda encontrarlo ningún ladrón, pero también sin que pueda ser aprovechado por nadie, ni siquiera por sus propios dueños.

¿Conservas el valor o ‘te vale’?, el temor a perder algo inmensamente preciado puede llevar a esconder verdaderos tesoros bajo tierra o en inmensas bóvedas donde no pueda encontrarlo ningún ladrón, pero también sin que pueda ser aprovechado por nadie, ni siquiera por sus propios dueños.

Contrario a esta tendencia impulsada por un temor no superado se encuentra un patrón de despilfarro que lleva a malbaratar grandes riquezas buscando financiar la construcción de castillos en el aire, sin importar que sea viable llevar a cabo tales obras sin que se caigan a pedazos después de cierto avance.

Se habla por lo mismo del acto de acumular y conservar hasta el último elemento de la vida cotidiana en busca de que perdure la identidad y cultura de una persona, familia o civilización entera, incluso cosas que ya no sirven por haber sido el envoltorio del presente que deja va caducando, mismo que se alterna con la búsqueda de renovación de todo y sacar por la ventana cada vez más cosas ya ni siquiera por no ser funcionales o estéticas sino por simple aburrimiento.

Nos encontramos entonces ante un dilema más frecuente de lo que pensamos: la necesidad de limpiar las habitaciones de la casa sin descuidar e incluso desechar aquello que no solamente sigue siendo funcional sino que a veces hasta es indispensable y en ocasiones hasta irremplazable, ¿o quién en su sano juicio puede demoler por su cuenta las paredes de una sala para deshacerse de los muros que se ven viejos y descuidados?

Sacar lo que ya no sirve supone un acto de liberación, de la misma forma que rescatar objetos de valor restaurándolos o limpiándolos para evitar comprar nuevos es una faena de conservación que ayuda a ahorrar grandes pérdidas, y esto no solamente se puede observar en lo material sino que también en el plano del pensamiento, las ideas y la dinámica social con su respectiva narrativa podemos ver ambas posturas aparentemente opuestas: liberar y conservar.

La libertad supone sus propios retos comunes, pero un paradigma adicional que suele pasar por alto incluso superando en la medida de lo posible esos retos previos es la natural tendencia a conservar, y de este modo podemos ver en la práctica cultural, política y económica una aparente dicotomía e incluso disensión entre ambas acciones, al grado de polarizar a los propios individuos al encasillarlos a estereotipos de liberales y conservadores, siendo de hecho el segundo espectro el más mal visto por muchos que se consideran a sí mismos caudillos de la disrupción y hasta acentúan la estigmatización hacia lo que consideran conservador con calificativos que en algunos casos suelen ser peyorativos.

En verdad se puede dar la razón a la justa intención de considerar retrógrada algo que es realmente perjudicial para la dignidad humana, y es así como la barbarie de los sacrificios humanos, la esclavitud o el uso ritual de sustancias alucinógenas es una de las prácticas que toda persona sensata ha de rechazar en nombre de una moral humana. Por eso es que no es congruente exaltar el valor de la libertad y la innovación reivindicando de manera directa o indirecta prácticas como las mencionadas o afines como el aborto, la eutanasia, los impuestos altos, la restricción de la propiedad privada o la permisividad con el tráfico y consumo de drogas.

argumentos-prohibicionistas-que-despues-de-legalizacion-no-ocurren-minERROR QUE EL SENADO APRUEBE EL USO LÚDICO DE LA MARIHUANA  - Frente Nacional por la Familia

Para evitar que una fascinación descontrolada por la libertad u otro valor aisladamente nos lleve a perder el piso, es preciso preservar todos los valores en la justa medida para el goce pleno de su conjunto y el logro del bien verdadero, de manera personal y en comunidad, y una vez tenemos esta consigna en mente lo que sigue es disponer ordenadamente de cada valor.

“Conserva el orden y el orden te conservará.”

San Agustín de Hipona

La labor de preservación se da no solamente con actos de conservación, implica hacer un uso responsable y abierto a la búsqueda del bien y la verdad del libre albedrío para tomar decisiones de valor procurando el orden y la justicia.

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar