El impulso del valor

El valor se encuentra siempre sujeto a un cambio permanente y a veces con ello enfrenta un problema de dispersión, no obstante el movimiento puede ser algo aprovechado o incluso propiciado según nuestros roles
valor actual X-min

@ManuelRodea

¿Te mueves con el valor o ‘te vale’?, claro está que el valor se encuentra siempre sujeto a un cambio permanente y a veces con ello enfrenta un problema de dispersión, no obstante el movimiento puede ser algo aprovechado o incluso propiciado según nuestros roles.

En días recientes a muchos no ha dejado de asombrar la tendencia del tipo de cambio que ha derivado en un dólar debajo de los 20 pesos, los más optimistas podrían atreverse a decir –quizá de manera poco acertada– que es resultado de un buen escenario político y económico propiciado por México, quienes saben todo lo que hay detrás del valor de una moneda en el panorama mundial tienen claro que son muchos los factores que lo determinan y claro está que Estados Unidos es una economía que afronta sus propios retos, presentes como la manera de combatir la pandemia y la crisis que está originando y futuros como las expectativas del rumbo que esto tendrá en la próxima administración pública.

Todo lo que se refiere al valor que el ser humano maneja es posible entenderlo mejor con el simil de otros contextos, no por nada varios físicos han sido ganadores del premio Nobel de economía, pues hay variables de la física que han servido de referencia para pensar en modelos que expliquen diversos fenómenos y problemas económicos. De este modo, vale la pena hablar del ejemplo del movimiento físico y su impacto, estudiados por la cinemática y la dinámica.

Según la cinemática, la velocidad es la relación de las distancias que recorren los cuerpos en términos de tiempo, y en el campo económico claro está que el tiempo es también un parámetro que siempre estará presente, en este caso hablamos de que los agentes económicos actúan en función a lo que ven en el presente, lo que esperan de ello y lo que esperan en el futuro.

Por eso es que a veces sin comprender del todo las razones por las que algo ocurre existe la insistencia en calificarlo como algo que afecta o beneficia y cuando alguien emite un juicio equivocado sobre ello, las audiencias suelen ser implacables en redes sociales con el poder y bajo la protección de la colectividad y el anonimato y sobre el tipo de cambio precisamente fue una declaración que a una conductora de televisión hace años le ganó una crítica cuya percepción a la fecha se ha vuelto difícil de reconsiderar.

En aquel entonces el enojo de la declaración iba en la línea de negar un efecto perjudicial del tipo de cambio en los precios para los mexicanos, lo cuál tendría que implicar que buena parte de lo que se produjera en el país fuese a base de insumos importados de Estados Unidos, además de que no todo lo que se importa en México viene de ese país dada la lista de tratados internacionales en los que actualmente estamos suscritos. Además en el mediano plazo el tener una divisa más barata –en nuestro caso el peso– ayuda a captar más ingresos por exportaciones al ser más baratos para los extranjeros los productos mexicanos.

Ahora que se ve que ocurre lo contrario, deberíamos de preguntarnos no qué tanto “nos beneficia” un tipo de cambio barato sino cómo lo podemos aprovechar mejor: ¿negocios en dólares?, ¿todos somos realmente poseedores de habilidades propias de inversores?, ¿cómo podemos mantener un beneficio desde lo que hacemos de forma predominante?

Así como el dinero no tiene la misma base y medida de cambio de un país a otro, los demás bienes tienen un valor que se produce, usa e intercambia de acuerdo a las condiciones de la realidad, de nuestra cuenta corre propiciar y obtener resultados de las mejores ventajas.

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar