La verdad sobre el valor

El valor siempre se puede y se debe conocer en referencia a una medida, esto para procurar intercambios justos y de valor
valor actual XI-min

@ManuelRodea

¿Resistes el valor o ‘te vale’?, porque el valor siempre se puede y se debe conocer en referencia a una medida, esto para procurar intercambios justos y de valor, en los tiempos más primitivos suponía un intercambio directo que conocimos como trueque y que estaba basado en la confianza y la naturaleza reciente de los bienes y servicios que se intercambiaban.

Con el paso del tiempo, no era del todo posible mantener la calidad de los productos intercambiados, lo que se prestó a la pérdida de eficiencia de los mismos y a la pérdida de confianza debida a esas consecuentes pérdidas accidentales de valor o incluso malas prácticas, y esto hizo necesaria la referencia de un patrón, que en ocasiones fueron plumas o semillas que también se dañaban, hasta que casi todas las culturas coincidieron en el valor del oro y los metales preciosos como medio de cambio y representación del valor.

Desde entonces hasta los acuerdos de Bretton Woods en 1944 las principales monedas del mundo estaban respaldadas por lingotes de oro y los billetes eran certificados de cierta fracción de estos lingotes, y en estos acuerdos el parámetro cambia hacia lo que se conoció como el patrón dólar, donde la base fue ese papel de color verde con la leyenda “In God we trust” (“confiamos en Dios”).

Los bancos centrales en la segunda mitad del siglo XX le apostaron fuertemente a la confianza en el papel con una línea de autonomía, misma que al verse vulnerada ha tenido consecuencias funestas en las economías, y si en la actualidad una iniciativa de ley pretende poner en peligro la autonomía de la banca central es genuinamente válido y de carácter urgente mandar a revisión la misma para evitar la pérdida de un contrapeso que mantenga estable el costo de ganar, tener y usar dinero en el ámbito nacional e internacional.

Por ende no es preciso desatender esa necesidad de probar el valor, pues así como esa referencia universal que aún no deja de ser uno de los principales bienes de inversión es probada desde la extracción hasta la formación de bloques de valor como los lingotes, apremia que todo valor pase por el equivalente al crisol que purifica al oro para acreditar su calidad, incluida la confianza que es la razón de ser de dichas pruebas.

Es por eso que la honestidad y actuar de buena fe no dejan de ser elementos esenciales para la confianza de una encomienda, sin embargo es negligente que esa percepción de integridad quede sesgada hacia la potencial incompetencia de alguien que no esté capacitado para dicha misión, ¿o por qué poner la economía en manos de alguien que no cuenta con la pericia en el área?, ¿qué resultados se puede esperar de alguien que maneja un automóvil sin haber pasado primero por la escuela de manejo?

Y así como no se puede prescindir de más personas que hacen posible el buen manejo de un vehículo como el instructor, las personas que desde una oficina hacen posible que preste sus servicios a quien aprende a conducir, la agencia que proporciona los vehículos a la escuela de manejo, la aseguradora que protege los automóviles de la escuela de un accidente, el taller mecánico que les da mantenimiento y todos los que están involucrados en esto, es reprobable que se pierda de vista el funcionamiento que caracteriza las instituciones que tienen funciones específicas como las secretarías federales o la banca central.

Conocer la verdad sobre el valor permitirá la confianza que requiere para generarlo genuinamente, transmitirlo y preservarlo libremente, la clave está en distribuirlo eficientemente y en el depósito que le corresponde sin hacerlo de manera arbitraria.

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar