Valor (in)esperado

Lo que hace años no funcionó con el tabaco no tiene razón de funcionar ahora con la comida chatarra y las golosinas, a lo mucho si están cambiando la percepción de los consumidores es en la ilusión de que se están haciendo esfuerzos para mejorar la salud
valor actual XIX-min

@ManuelRodea

¿Le llegas al valor o ‘te vale’?, es posible expresar la magnitud del valor de las cosas, para eso sirven los precios, y tener en mente ejemplos de bienes recurrentes indica conocimiento de los mismos, tan es así que pensar en que solamente “la señora de la casa” puede saber el valor de algo que se dispone en común muestra falta de interés en involucrarse en asuntos de casa.

Y es que el desinterés tiene muchas formas, porque podríamos pensar en un universitario que sabe cuánto costará aquella cajetilla con cigarros para la fiesta a la que pensaba asistir, el precio a pagar al tendero podría no cambiar, pero la impresión podría ser distinta si en esa cajetilla ve una aterradora fotografía acompañada con una advertencia sobre las consecuencias para la salud de fumar constantemente.

¿Cuántos universitarios a los que les pasó eso decidieron dejar de fumar por miedo a enfermarse de cáncer o enfisema, de quedarse estériles o hasta morir de un infarto?, conozco a gente que ha dejado la adicción al tabaco tras esfuerzos e iniciativa personales, pero jamás he escuchado que tras de ellas exista un miedo por una imagen que vieron en la cajetilla.

Es irónica la realidad al hacernos creer que retirar personajes animados de empaques de frituras o galletas pueda producir aburrimiento y que por ello niños, jóvenes y adultos dejen de comer estas cosas.

La percepción que tenemos de un producto o servicio va a determinar en el precio que estamos dispuestos a pagar y la cantidad que vamos a consumir en un periodo de tiempo, los que nos van a vender lo saben y por ello tratan de influir sobre nosotros para convencernos de pagar más y comprar más, mientras que nosotros al tomar la decisión final mandamos una señal de acuerdo a los vendedores.

Los terceros suelen ser una ayuda o un obstáculo para el vendedor, pues si la madre de un niño quiere dejar de escucharlo llorar, le comprará más globos o más dulces, o si al padre de una adolescente le acomoda un atuendo que se está probando la hará pensar en el problema que suponen miradas y comentarios incómodos.

En un país con una enfermedad que tiene una letalidad del 10% –10 veces proporcionalmente mayor que en donde más personas han muerto a causa de esta–, se podría buscar desesperadamente una explicación en la obesidad, la diabetes y otros padecimientos que contribuyen para que los pacientes que se contagian mueran, de ahí la necesidad de exagerar en el acto de disuadir obligando a cambiar a los vendedores su imagen y logrando poco en el cambio de percepción de los consumidores.

Lo que hace años no funcionó con el tabaco no tiene razón de funcionar ahora con la comida chatarra y las golosinas, a lo mucho si están cambiando la percepción de los consumidores –y lamentablemente en los más ingenuos lo están logrando– es en la ilusión de que se están haciendo esfuerzos para mejorar la salud, aunque se despenalice la mariguana para uso lúdico y los contagios de COVID19 ni se frenen ni se curen, la ilusión de estar más sanos por miedo o aburrimiento podría hacer que se nos olviden los síntomas o el dolor de perder a un ser querido que enfermó y que no pudo ser diagnosticado o tratado a tiempo.

El problema no está en esperar mucho o poco, el problema está en la latente y peligrosa confusión entre la ilusión y la decepción, el valor de los hechos y las cosas debe estar al alcance no solamente de nuestros sentidos sino también de nuestra inteligencia.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar