Luigi Sturzo: Pionero de la Humanismo Cristiano

En un momento de agitación política y social en Italia, emergió una figura que cambiaría el curso de la historia: Luigi Sturzo. Sacerdote, filósofo y político, Sturzo no solo fundó el Partido Popular Italiano sino que también se convirtió en un símbolo de resistencia contra el fascismo y un defensor del bien común. Este artículo profundiza en la vida de Sturzo, sus raíces familiares, su vocación religiosa y su incansable lucha por la justicia social y la libertad.

PolitizArte 03 de mayo de 2024 Pablo Cid Pablo Cid
Luigi Sturzo Arte. Ilustración de PoliticArte
Luigi Sturzo Arte. Ilustración de PoliticArte

Descubre la vida y legado de Luigi Sturzo, el pionero del Humanismo Cristiano y fundador del Partido Popular Italiano (PPI). Explora cómo su visión y principios cristianos ofrecieron una nueva dirección política en una Italia dividida entre el socialismo y el fascismo. Conoce como su influencia en la democracia cristiana y el humanismo político ofrecieron una tercera vía: una política que ponía a la persona humana en el centro de su acción y que buscaba el bien común por encima de los intereses de clase o poder.

Raíces familiares y un hogar piadoso

Luigi Sturzo nació el 26 de noviembre de 1871 en Caltagirone, Sicilia, en el seno de una familia numerosa. Su padre, Felice Sturzo, era abogado y terrateniente, mientras que su madre, Caterina Boscarelli, era una mujer piadosa que inculcó en sus hijos valores como la caridad, la justicia social y la fe católica. Luigi era el menor de seis hermanos: Margherita, Mario, Remigia, Rosa y Emanuela, la gemela de Luigi. Por cierto, Mario también fue sacerdote y obispo de Piazza Armerina en 1903. Su hermana Remigia se hizo monja en el monasterio de las Hijas de la Caridad de Santa María.

A la edad de 12 años, Luigi ingresó al seminario de Caltagirone, donde completó sus estudios de humanidades y filosofía. Durante esta etapa, su vocación religiosa se consolidó y se convirtió en un estudiante destacado por su inteligencia y su profunda espiritualidad. La Italia de la época se encontraba en un proceso de unificación nacional, marcado por la inestabilidad política y social. Sturzo presenció de cerca las duras condiciones de vida en Sicilia, especialmente de los más pobres.

Influencias formativas y el despertar de un líder

A lo largo de su adolescencia y juventud, Luigi Sturzo estuvo expuesto a diversos acontecimientos y corrientes de pensamiento que influyeron en su formación intelectual y política. Por ejemplo, el estallido de las revueltas de los campesinos y trabajadores de las minas de azufre de Sicilia. Sin embargo, Sturzo se sintió especialmente llamado por las ideas de la Rerum Novarum (1891), la encíclica del Papa León XIII que fue publicada tres años antes de su ordenación sacerdotal.

La encíclica condenaba las condiciones de explotación y miseria que sufrían los trabajadores en la era industrial. Defendía el derecho de los trabajadores a un salario justo, condiciones de trabajo decentes y el derecho a formar asociaciones para defender sus intereses. La Rerum Novarum reconocía el papel del Estado en la regulación de la economía y la protección de los trabajadores. Sin embargo, enfatizaba el principio de subsidiariedad, que establece que las responsabilidades sociales deben ser asumidas primero por las instituciones más pequeñas, como la familia y las comunidades locales, antes de recurrir a la intervención estatal. Reafirmaba el derecho a la propiedad privada, pero también reconocía la función social de la propiedad. Sin duda, la encíclica fue un hito para el mundo y, por supuesto, para la formación política del joven seminarista Luigi Sturzo.

Sacerdote y activista social: Vocación en acción

Fue ordenado sacerdote a los 23 años, e inicio su ministerio sacerdotal sirviendo como vicario parroquial en la iglesia de San Domenico en Caltagirone. Preocupado por las condiciones de pobreza y desigualdad que aquejaban a su comunidad, comenzó a involucrarse activamente en la acción social. Promovió la creación de cooperativas agrícolas, cajas rurales y sociedades obreras, buscando el desarrollo económico y el bienestar social de los más desfavorecidos.

En 1896 crea su primera organización la Liga de loa Trabajadores Católicos y 2 años después funda el periódico "Il Corriere di Sicilia", el cual se convierte en un importante portavoz de sus ideas reformistas.

Encontró en el Evangelio y en la Doctrina Social de la Iglesia las bases teóricas para su acción, y crear una opción con el ser humano en el centro. 

Primeros Pasos en la Política Electoral

En 1902 los católicos de Caltagirone, liderados por Sturzo, se presentaron como un partido de centro en las administraciones locales y en 1905 Sturzo fue nombrado consejero provincial; 

A la edad de 31 años, Luigi Sturzo lidera a los católicos de Caltagirone en las elecciones municipales de 1902, demostrando la capacidad del movimiento católico para participar y ganar elecciones en el contexto político italiano de la época.

Tres años después de su éxito en Caltagirone, Sturzo es elegido consejero provincial de Catania; de 1905 a 1920 ocupó el cargo de proalcalde. Según Don Luigi, el municipio es la verdadera base de la vida civil, libre de las injerencias del Estado, no un organismo burocratizado con funciones delegadas, sino dueño y gestor de sus propias actividades económicas, empezando por los servicios públicos, auténtica expresión de gobierno administrativo local.

En ese mismo año funda la Liga Democrática Cristiana, una de las primeras organizaciones políticas católicas de Italia. En 1915 Sturzo fue elegido vicepresidente de la Asociación Nacional de Municipios Italianos

Primera Guerra Mundial: Italia dividida entre la neutralidad, el intervencionismo y el peso de la guerra

Al principio, Italia se había declarado neutral en el conflicto. Sin embargo, las presiones internas y externas llevaron al país a firmar el Tratado de Londres en 1915, uniéndose a las potencias aliadas. La guerra expuso las profundas divisiones internas entre neutralistas e intervencionistas. La población civil, ajena a las maquinaciones políticas, soportó el peso del conflicto. Huelgas masivas y protestas sociales reflejaban el creciente descontento ante las privaciones y las exorbitantes pérdidas humanas.

La victoria final de Italia en 1918 no pudo ocultar las cicatrices de la guerra. El gobierno liberal, asociado al conflicto, se encontraba cada vez más deslegitimado. La sociedad italiana ansiaba un nuevo rumbo político que respondiera a los desafíos de la posguerra. Unos meses antes del final de la guerra, se preparaba para fundar un partido nacional; en noviembre de 1918 reunió a un grupo de amigos en la sede de la Asociación Unione Romana para sentar las bases del nuevo partido.

Fundación del Partido Popular Italiano (PPI)

El 18 de enero de 1919 publicó el llamamiento “a todos los hombres libres y fuertes”, con el que nació el Partido Popular Italiano. En el primer Congreso (Bolonia, 1919) el sacerdote siciliano afirmó: "El Partido Popular ha sido impulsado por aquellos que vivieron la Acción Católica, pero ha nacido como partido no católico aconfesional, como un partido con un fuerte contenido democrático, y que se inspira en la idealidad cristiana, pero que no toma la religión como elemento de diferenciación política".

Sturzo asume el liderazgo del PPI como secretario general, guiando al partido a través de sus primeros años y consolidándolo como una fuerza política importante en Italia, consiguiendo el 20.5% de la votación con lo que alcanzaron 100 escaños en la Cámara de Diputados (confirmando el resultado en 1921) y se convirtieron en la segunda fuerza política nacional. 

Esto escribio sobre el día que se convirtio en secretario general:

"Era medianoche cuando nos separamos y espontáneamente... pasando frente a la Iglesia de los Santos Apóstoles llamamos a la puerta: había adoración nocturna... Durante esta hora de adoración recordé toda la tragedia de mi vida. Nunca había pedido nada, no buscaba nada... Acepté el nuevo cargo de líder del partido popular con amargura en el corazón, pero como tal. un apostolado, como un sacrificio".

Alcide de Gasperi Art. Ilustración de PoliticArteAlcide De Gasperi: Un Estadista del Humanismo Cristiano

Oposición al fascismo y defensa de la libertad

En marzo de 1919, Benito Mussolini, un ex socialista revolucionario, fundó el Fascio di Combattimento en Milán. Este movimiento inicial se caracterizaba por su nacionalismo radical, su antiparlamentarismo y su uso de la violencia para intimidar a sus oponentes.

En octubre de 1922, Mussolini y sus seguidores, conocidos como "camisas negras", marcharon sobre Roma exigiendo el control del gobierno. El rey Víctor Manuel III, temiendo una guerra civil, nombró a Mussolini primer ministro. Una vez en el poder, Mussolini abolió el sistema parlamentario, suprimió las libertades civiles y estableció una dictadura totalitaria. 

El fascismo se convirtió en la única ideología legal en Italia y el Partido Nacional Fascista (PNF) se erigió como el único partido político permitido. El Estado fascista controlaba todos los aspectos de la vida italiana, desde la economía hasta la educación y la cultura. La propaganda era utilizada para difundir la ideología fascista y exaltar la figura de Mussolini.

Desde el primer momento Luigi Sturzo, fue un firme opositor del fascismo. Criticó públicamente la violencia, el antiparlamentarismo y la supresión de las libertades civiles por parte del régimen fascista, sin embargo, su partido se dividió a la mitad los antifascistas y aliados de los socialistas y los que conciliaron con el nuevo régimen.

En 1924, el congresista socialista Giacomo Matteotti pronunció un discurso en el Parlamento denunciando la corrupción electoral y la violencia por parte de los camisas negras fascistas. En respuesta a ello el 10 de junio de 1924, Matteotti fue secuestrado y asesinado por un escuadrón fascista. Su muerte conmocionó a Italia y provocó una gran crisis política.

Sturzo y Matteotti eran amigos cercanos y aliados políticos por lo que de inmediato, Don Luigi condenó enérgicamente el asesinato de Matteotti y lo calificó como un acto de barbarie fascista.

Tras el magnicidio, Sturzo apoyó la tesis de su compañero y amigo Alcide De Gasperi, secretario político del PPI, sobre la posibilidad de fortalecer la colaboración con los socialistas. 

Seriamente amenazado en su vida por los fascistas, y después de que se ilegalizara el Partido Popular Italiano, Sturzo fue "invitado" por el cardenal Gasparri a abandonar Italia y, el 25 de octubre de 1924, partió hacia Londres.

Exilio a Londres y Nueva York. Segunda Guerra Mundial (1925-1946)

Durante los años de Londres, Sturzo llevó a cabo su batalla antifascista en las páginas de "Pueblo y Libertad" y a través del "Aube"; Critica duramente la guerra decidida por Mussolini contra Etiopía.

Y de nuevo, en la guerra civil española se pronuncia contra la insurrección de los generales, denuncia el peligro del nazismo para la civilización europea y la paz mundial, condena la debilidad de las democracias frente a la política agresiva de Hitler, ve en la Conferencia de Munich las señales de una guerra próxima, se compromete a promover que la Santa Sede adopte una postura frente al conflicto inminente. Apoya la política de Roosevelt de intervenir en la guerra contra Hitler junto con los ejércitos soviéticos.

Una vez estallada la Segunda Guerra Mundial, Sturzo se vio obligado a abandonar Londres hacia Nueva York, a donde llegó el 3 de octubre de 1940. En los seis años de exilio americano fundó una asociación de Católicos Democráticos, Pueblo Americano y Libertad. Le recomendó De Gasperi: convencer a los EE.UU. de que distingan entre fascismo y pueblo italiano y se comprometan con un tratado "sin humillaciones ni acosos". En sus 19 años de exilio se dedicó también a la escritura y la investigación. Publicó numerosos libros y artículos sobre política, filosofía y teología.

Luigi Sturzo al telefono-min

Regreso a Italia 

La idea de crear un nuevo partido de inspiración cristiana, democrática y antifascista fue desarrollada por Alcide De Gasperi y Piero Malvestiti ya en agosto de 1942, cuando el destino de la guerra y el régimen fascista parecían inevitablemente dar un giro para Lo peor. En este marco, el nuevo partido debería haber retomado el legado del Partido Popular de Don Luigi Sturzo, operando en una situación completamente nueva para Italia. Se trata, por tanto, de reunir a los viejos populares con las nuevas generaciones provenientes esencialmente de organizaciones católicas y formadas durante el período del régimen fascista.

Tras la caída del fascismo en 1943, Sturzo regresó a Italia. 

De regreso a Italia en 1946, Sturzo no formo parte de la Democracia Cristiana, aunque mantuvo relaciones, no siempre fáciles, con sus principales exponentes. Tuvo una intensa actividad periodística en los principales diarios nacionales para la reconstrucción y fortalecimiento del Estado democrático. El 17 de diciembre de 1952, Sturzo fue nombrado senador vitalicio por el presidente de la República, Luigi Einaudi, y se incorporó al grupo mixto del Senado. Murió en Roma el 8 de agosto de 1959.

Un político visionario y un legado perdurable

Hoy, en un mundo donde los desafíos políticos y sociales son cada vez más complejos, la figura de Don Luigi Sturzo y su defensa del humanismo político son más relevantes que nunca. Su legado nos recuerda que la política debe estar al servicio de las personas, no al revés, y que la verdadera reforma comienza con el reconocimiento de la dignidad intrínseca de cada ser humano.

Este sacerdote siciliano dejó una huella indeleble en la historia de Italia y del humanismo cristiano en el mundo. 

Robert Schuman Art. Ilustración de PoliticArte.Mx (1)El legado humanista de Robert Schuman: Una guía para una Europa unida

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo. ¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar
Miembros del Partido Popular Italiano. (1)

El llamamiento a los libres y fuertes de Luigi Sturzo

Pablo Cid
PolitizArte 05 de mayo de 2024

El Llamamiento a los Libres y Fuertes, redactado por Luigi Sturzo en 1919, es un documento histórico fundamental que marcó el nacimiento del Partido Popular Italiano (PPI). En este llamamiento, Sturzo hace un llamado a la acción a todos los hombres y mujeres libres y fuertes de Italia para unirse y construir una nueva sociedad basada en los principios de justicia social, libertad y democracia cristiana.

14 frases de Byung-Chul Han sobre el Poder Inteligente-min

14 frases de Byung-Chul Han sobre el Poder Inteligente

Pablo Cid
PolitizArte 10 de marzo de 2024

El filósofo coreano Byung-Chul Han nos ofrece una visión crítica y original sobre el poder en la era neoliberal, donde ya no se trata de un poder visible y violento, sino de un poder invisible y seductor que nos somete sin que nos demos cuenta. En este artículo, te presentamos algunas de sus frases más reveladoras sobre el concepto de Poder Inteligente, que nos invitan a reflexionar sobre nuestra libertad, nuestra participación y nuestra resistencia.

¿Qué es PoliticArte.Mx (1920 × 800 px) (1)