Alcide De Gasperi: Un Estadista del Humanismo Cristiano

Desde las luchas por la identidad en Trentino hasta la reconstrucción de Italia, Alcide De Gasperi se destacó como un estadista cuya fe y humanismo cristiano guiaron su política. Este artículo recorre su vida, desde sus primeros años de activismo, su resistencia al fascismo, hasta su papel decisivo en la formación de la República Italiana y su visión de una Europa unida.

PolitizArte 04 de mayo de 2024 Pablo Cid Pablo Cid
Alcide de Gasperi Art. Ilustración de PoliticArte
Alcide de Gasperi Art. Ilustración de PoliticArte

Nacido en 1881 en Trentino, una región del norte de Italia que entonces formaba parte del Imperio Austro-Húngaro, creció en un ambiente donde la identidad italiana luchaba contra la dominación extranjera. Esta dualidad cultural forjó su carácter como hacedor de consensos. 

A los 19 años, De Gasperi se trasladó a Viena para estudiar literatura, sumergiéndose en el movimiento estudiantil católico y admirando al alcalde Karl Lueger por su implementación de las encíclicas sociales de los papas “progresistas” de Roma. Estas experiencias en Viena afilaron sus habilidades de mediación y forjaron su visión política.

Activismo Político en el Trentino 

Tras licenciarse, De Gasperi regresó al Trentino, su región natal. Trabajó como periodista en La Voce Cattolica y se involucró en la Unione Politica Popolare del Trentino. En 1909, a la edad de 28 años, fue elegido concejal municipal de Trento y en 1911 fue electo Diputado para representar a su región en la Cámara de Representantes austriaca (el Reichsrat), donde defendió los derechos de la minoría italiana hasta 1918.

La Primera Guerra Mundial y el inicio del Facismo

Al estallar la Primera Guerra Mundial, De Gasperi lideró el Comité de los Refugiados, ayudando a los desplazados de Trento a encontrar seguridad en Italia. En 1922 se casó con el gran amor de su vida Francesca Romani, con quien tuvo cuatro hijas.

Con la paz y la anexión de Trento a Italia, se unió al sacerdote Luigi Sturzo y otros católicos en la fundación del Partido Popular Italiano (PPI), rebautizado después como Democracia Cristiana, y fue elegido diputado en 1921, donde presidió su grupo parlamentario.

Desempeñó un papel activo en la vida política italiana hasta la llegada de Benito Mussolini al poder en 1922, hecho que lo convirtió en un duro critico y opositor del nuevo régimen. En 1926, las fuerzas fascistas ilegalizaron y disolvieron el PPI. De Gasperi fue arrestado en 1927 y condenado a 4 años de prisión. Su encarcelamiento fue un intento del régimen fascista de silenciar a uno de sus críticos más duros y un líder prominente de la oposición.

Tras dos años en prisión, De Gasperi fue liberado y vivió tiempos muy duros en la pobreza hasta que consiguió trabajar como bibliotecario en el Vaticano durante catorce años y continuo con su labor intelectual y política. 

Fin de la Segunda Guerra Mundial y del fascismo

Italia se encontraba en ruinas. Ciudades bombardeadas, infraestructura destruida, economía en bancarrota y una sociedad profundamente dividida. En este contexto de desolación,  en un clima de clandestinidad, en Milán, en octubre de 1942 se fundó clandestinamente la Democracia Cristiana un nuevo partido de inspiración cristiana, democrática y antifascista, en la casa del industrial Enrico Falck, en la que colaboraron Alcide De Gasperi, Piero Malvestiti, Achille Grandi, Stefano Jacini y Giovanni Gronchi. Ya se vislumbraba que el destino de la guerra y el régimen fascista parecían inevitablemente dar un giro para su fin. 

El fascismo en Italia terminó oficialmente el 25 de julio de 1943, cuando el Gran Consejo Fascista revocó a Benito Mussolini de su cargo y el poder fue asumido por el Rey Víctor Manuel III. Este evento fue el resultado de una serie de derrotas militares y crisis políticas que debilitaron el régimen fascista y aumentaron el descontento popular.  El 8 de septiembre de 1943, el rey Vittorio Emanuele III y el jefe de gobierno Pietro Badoglio huyeron de Roma hacia Pescara y luego a Brindisi, donde se estableció el gobierno.

Mientras tanto, se conformó el Comité de Liberación Nacional (CLN), en el que Alcide De Gasperi representó a la DC. Los demócratas cristianos se organizaron en la Italia liberada y celebraron cuatro congresos entre diciembre de 1943 y julio de 1944; donde Consejo Nacional eligió a Alcide De Gasperi como Secretario Político de la DC.

En este marco, el nuevo partido retomo el legado del Partido Popular de Don Luigi Sturzo, reuniendno a los viejos PPI o populares con las nuevas generaciones provenientes esencialmente de organizaciones católicas y formadas durante el período del régimen fascista.

Ese mismo año, De Gaperi asume el cargo de ministro de relaciones exteriores, su acción internacional contribuye a aumentar la estima que los gobiernos extranjeros tienen por el estadista trentino. El principal compromiso de De Gasperi reside en las negociaciones para llegar a la formulación de un tratado de paz no punitivo para Italia, hacia el que persisten desconfianzas y sospechas entre algunos ganadores.

El 10 de diciembre de 1945, Alcide De Gasperi se convirtió en Primer Ministro. Los demócratas cristianos lideraron los gobiernos del país de forma continua hasta 1981. El nuevo primer ministro dirige un gobierno con los partidos del Comité de Liberación Nacional, y en él la DC, ostentado también el Ministerio de Asuntos Exteriores y el Ministerio para el África Italiana.

El 2 de junio de 1946 tuvieron lugar tanto el referéndum como las elecciones a la Asamblea Constituyente. La opción a favor de la República prevalece en el referéndum con el 54,3% de los votos, y en las elecciones los democristianos se imponen a todos los demás partidos con el 35,2% de los votos.

En total De Gasperi, en 2 años dimitio 4 veces buscando un acuerdo político estable y la formación de la nueva Constitución Italiana. Una vez que la nueva Constitución republicana entró en vigor el 1 de enero de 1948, la política italiana se encauzó hacia la batalla electoral de las primeras elecciones políticas generales de la República.

En un clima de conflicto físico y no sólo político, se llevaron a cabo las elecciones: la DC obtuvo el 48,5% de los votos en la Cámara de Diputados y el 48,1% en el Senado. Alcide De Gasperi sale victorioso de la decisiva batalla electoral y conforma  el primer gobierno centrista de la historia republicana.

El choque entre los democristianos (y el bloque de partidos centristas), por un lado, y el Frente Popular entre el PCI y el PSI (hegemonizado por los comunistas), por el otro, coloca a los italianos ante opciones fundamentales, entre la democracia occidental y los sistemas comunistas. 

El Primer Ministro de la República Italiana (1948-1953)

Tras las elecciones de 1948, De Gasperi se convirtió en el primer Primer Ministro de la República Italiana. Su gobierno, apoyado por una coalición política de centro, tuvo el gran reto de reconstruir un país devastado por la guerra y consolidar la democracia.

Alcide de Gasperi

Inspirado por los principios del humanismo cristiano, De Gasperi emprendió reformas que abarcaron desde la redistribución de tierras, permitiendo a los campesinos pobres convertirse en propietarios y revitalizar la producción agrícola, hasta la reconstrucción de infraestructuras clave que conectaron el país y facilitaron el comercio. 

Además, estableció un sistema de seguridad social universal, asegurando protección y bienestar para todos los ciudadanos, y promovió la modernización de la industria italiana, posicionándola para competir en la economía global. 

También delineó una estrategia económica que integraba la ayuda internacional y reformas internas para revitalizar el país. A través del Plan Marshall, Italia recibió fondos esenciales que impulsaron la reconstrucción de infraestructuras y la reactivación de la economía. 

La introducción de la lira italiana como nueva moneda fue un paso decisivo para controlar la inflación y estabilizar la economía, mientras que la nacionalización de industrias clave aseguró un manejo eficiente de los recursos. Estas medidas, junto con la reforma agraria que promovió la producción y mejoró la vida rural, fueron pilares de la recuperación económica y el progreso social de Italia bajo su gobierno.

Visión de una Europa Unida; CECA

A nivel internacional, Italia ingresa en la OTAN, con una fuerte batalla en el Parlamento y en el país, en la que la izquierda italiana se opone duramente a las opciones occidentales de de la Democracia Cristiana, preservando las razones y los intereses de la Unión Soviética.

La creación de la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA), fue un hito que marcó el comienzo de la integración europea. Junto a figuras como Konrad Adenauer y Robert Schuman, De Gasperi fue pionero en la promoción de una política de solidaridad económica y cooperación transnacional. La CECA, que reunía a Francia, Alemania, Italia, Bélgica, Luxemburgo y los Países Bajos, no solo simbolizaba la reconciliación entre naciones antaño enemigas, sino que también establecía las bases para un mercado común que eventualmente evolucionaría hacia la Unión Europea.

El legado de Alcide

El humanismo de De Gasperi, influenciado por su fe cristiana, se reflejaba en su enfoque político. No se trataba de un sectarismo de cortas miras, sino de una apreciación de la influencia de la concepción liberal del Estado y de la solidaridad subsidiaria. Su visión humanista era inclusiva y buscaba el bien común, trascendiendo las divisiones ideológicas y promoviendo la unidad en la diversidad.

De Gasperi no solo fue un político excepcional, sino también un hombre de familia y un amigo leal. Su esposa, Francesca, fue su compañera en los momentos más difíciles y felices, y sus hijas siempre lo recordaron como un padre amoroso y comprensivo.

Fallecido en 1954, Alcide De Gasperi dejó un legado imborrable en la historia de Europa.

En Trento se abrió en 1993 la fase diocesana del proceso de beatificación al declararlo Siervo de Dios y en 2003 el Papa Juan Pablo II firmó el decreto que declaraba a Alcide De Gasperi Venerable. Este título se otorga a aquellos que han vivido una vida de virtud heroica y que son considerados modelos ejemplares de vida cristiana.

Reflexión

Hoy, cuando Europa y el mundo enfrentan desafíos sin precedentes, desde crisis económicas hasta tensiones geopolíticas, el legado de De Gasperi es más relevante que nunca. Nos recuerda que la unidad y la solidaridad no son solo ideales, sino principios prácticos que pueden guiar la política hacia un futuro más pacífico y próspero.

Como humanista cristiano, Alcide entendió que la política debe estar al servicio de las personas, y que la construcción de la paz y la justicia se cimentan con empatía y dialogo. 

Su legado es un recordatorio de que, incluso en tiempos de incertidumbre, podemos y debemos esforzarnos por una comunidad que valore la dignidad humana y la libertad, principios que son el corazón de la Unión Europea y que deben seguir siendo la brújula de nuestra política contemporánea.

P.D. Les comparto esta carta que Alcide De Gasperi le escribió a su esposa en un momento de persecución fascista y de una profunda crisis de salud. En ella vemos un pincelazo íntimo del carácter y del amor a Cristo y a su familia con el que vivió.

4 de septiembre de 1935

 
Querida Francesca,

Si la providencia decide cerrar mi vida terrenal antes de que cumpla mi deber como padre, encomiendo a la paternidad suprema de Dios a mis niñas y confío con absoluta certeza en que el Señor te ayudará día a día a hacerlas crecer buenas y virtuosas.

Además de a mis familiares, las encomiendo a la ayuda y el apoyo de esos pocos pero generosos amigos que en tiempos de prueba me conservaron su amistad. No puedo dejarles fortuna, porque he tenido que renunciar a ella para mantener mis ideales. Pronto serán lo suficientemente grandes como para comprender el mundo en el que viven. Que aprendan entonces de ti por qué ideal de bondad humana y democracia cristiana luchó y sufrió su padre. Leyendo mis cartas de antaño y algunos apuntes para mis memorias, aprenderán a apreciar la justicia, la fraternidad cristiana y la libertad.

Muero con la conciencia de haber combatido la buena batalla y con la seguridad de que algún día nuestros ideales triunfarán. Querida Francesca, siempre estaré cerca de ti en espíritu y te ayudaré vigilando junto al Señor Jesús, mi suprema y última esperanza, que también será tu consolador diario.

A todos vosotros, de mi familia y la tuya, os recomiendo que viváis en fraternal amistad, ayudándoos unos a otros. Además de mis niñas, encomiendo especialmente a Augusto a nuestra buena hermana Marcella.

Adiós Francesca, te he amado mucho, pero nunca tanto como te mereces. Supera el dolor de la separación y vive más intensamente para nuestras encantadoras niñas, sobre las que, por la bondad y misericordia del Señor, velaré desde el Cielo.

Te abrazo para siempre en el abrazo indisoluble de nuestras esperanzas mortales.

 

Robert Schuman Art. Ilustración de PoliticArte.Mx (1)El legado humanista de Robert Schuman: Una guía para una Europa unida

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo. ¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar
Miembros del Partido Popular Italiano. (1)

El llamamiento a los libres y fuertes de Luigi Sturzo

Pablo Cid
PolitizArte 05 de mayo de 2024

El Llamamiento a los Libres y Fuertes, redactado por Luigi Sturzo en 1919, es un documento histórico fundamental que marcó el nacimiento del Partido Popular Italiano (PPI). En este llamamiento, Sturzo hace un llamado a la acción a todos los hombres y mujeres libres y fuertes de Italia para unirse y construir una nueva sociedad basada en los principios de justicia social, libertad y democracia cristiana.

Konrad Adenauer con flores.

Hacer Política sin perderse en el intento: 27 frases de Konrad Adenauer

Pablo Cid
PolitizArte 11 de marzo de 2024

Entrar en Política es una decisión valiente y comprometida, pero también llena de dificultades. ¿Cómo mantenerse fiel a los principios y valores que te impulsaron a dar este paso? ¿Cómo enfrentar las presiones, los conflictos y las tentaciones que se presentan en el camino? En este artículo, te compartimos 27 frases de Konrad Adenauer, que te pueden servir como guía en tu vocación política.

¿Qué es PoliticArte.Mx (1920 × 800 px) (1)