Humanismos Integral y Solidario en las Políticas Públicas

Al Pendiente - Francisco Solís 08 de diciembre de 2020 Por Francisco Solis
Las políticas públicas son el medio con que cuenta el Estado para resolver problemas públicos y acercar la realidad social al Bien Común.

Escrito el 14 de junio de 2019
Para ser publicado en  revista Humanismo y Sociedad
http://www.panslp.org/revista-humanismo-y-sociedad/


Múltiples opciones prometen resolver los problemas de las sociedades. En su momento, aparecieron el socialismo de los partidos comunistas y el capitalismo. A estos los precedieron la social democracia y el neoliberalismo. Por un momento, pareció que existía un consenso para formular una tercera vía, pero ésta no llegó. Hoy día, ciertos países experimentan opciones que algunos descalifican como populistas y otros las acogen con esperanza. Como puede observarse, siempre habrá alguien que asegure conocer la manera de alcanzar la Justicia y Paz que las comunidades anhelan.

Todas las opciones de orden social parten de una concepción acerca de la persona humana, las comunidades que aquella forma, del Estado y de la comunidad internacional. A partir de estas concepciones, las opciones de orden social establecen responsabilidades para los individuos, estructuran las comunidades de las que aquellos forman parte y determinan cómo y hasta qué punto debe y puede actuar el Estado. De entre estas opciones y concepciones, el Humanismo Integral y Solidario ofrece una serie de principios para determinar la manera de estructurar el orden social.

El propósito de este artículo es retomar el concepto de políticas públicas, como la manera de actuar del Estado actual, y mostrar cómo el Humanismo Integral y Solidario ofrece pautas para su definición, diseño, implementación y evaluación. Para esto, la primera parte del artículo expondrá qué son las políticas públicas. En seguida, la segunda parte del texto presentará los principios del Humanismo Social y Solidario. Finalmente, la tercera parte mostrará cómo el Humanismo Social y Solidario marca esas pautas para las políticas públicas.
Políticas Públicas

Las políticas públicas son el conjunto de acciones y decisiones del Estado para resolver problemas públicos. Esta definición de políticas públicas contiene tres elementos esenciales:

1) el problema público;

2) las acciones y decisiones, y

3) el Estado como actor central. Si falta al menos uno de estos elementos, entonces no existe una política pública.


            El problema público es el elemento central de toda política pública. Un problema público es aquella situación que afecta a la sociedad en su conjunto. Además, el problema contradice ciertos principios o valores considerados como públicos. Este problema debe ser definido por sus causas y sus consecuencias. Solamente atendiendo las casusas es posible resolver la situación. Para definir el problema, resulta necesario hacer uso de datos y estadísticas que permitan identificar esas situaciones, pero, sobre todo, es necesario retomar las experiencias directas de las comunidades afectadas.

            La política pública es un conjunto de acciones y decisiones. En ocasiones suele confundirse a la política pública con el desarrollo de programas sociales. Esta visión de las políticas públicas ignora que una política pública requiere una definición de un problema; que el problema entre a la agenda pública; que los planes y programas están inscritos en un marco jurídico, el cual representa la primera parte de su diseño, y que todas las acciones del Estado requieren una evaluación y están sujetas a la rendición de cuentas. La política pública surge de todas las acciones del Estado; de la legislación, planeación, programación y presupuestación.


            Finalmente, las políticas públicas son cuestiones del Estado. El Estado es aquella expresión formalizada más actual de una de las comunidades más amplias que forman los individuos: la nación. Al Estado le corresponde la atención y dirección de los problemas comunes a todos los individuos. Es cierto que en la formulación de las políticas públicas participan diversos actores, no obstante, al Estado es a quien le corresponde la responsabilidad y dirección para generar las condiciones adecuadas para la formulación de la política pública.


Humanismo Integral y Solidario

El Humanismo Integral y Solidario sostiene que el desarrollo más pleno de cada persona es el fin de la sociedad. Esta supremacía de las personas está basada en la máxima dignidad que aquellas poseen sobre todo lo demás. Asimismo, el Humanismo Integral y Solidario reconoce que esa dignidad es compartida por todos. Por ello, las personas son todas iguales en dignidad. El reconocimiento de esa dignidad de las personas exige la promoción del Bien Común, entendido como el conjunto de condiciones apropiadas para atender cada una de las dimensiones de la persona humana.


            Las dimensiones de la persona humana son múltiples y no siempre tan evidentes. Estas dimensiones son la corporal, la afectiva, la intelectual, la volitiva y la espiritual. Por su dimensión corporal, la persona requiere de alimentación, protección y bienes materiales en general para subsistir y desarrollarse. La dimensión afectiva exige espacios y condiciones para que la persona experimente y exprese sentimientos de cariño, enojo y tristeza. La dimensión intelectual implica reconocer y estimular la capacidad de conocer y comprender a sí mismo, a las otras personas y al entorno. La dimensión volitiva exige el reconocimiento de que la persona puede controlar cada una de sus otras dimensiones para alcanzar un mejor desarrollo, por tanto, implica la exigencia de responsabilidades. Por último, la dimensión espiritual se manifiesta en la aspiración a la trascendencia eterna y en la búsqueda de las respuestas a las grandes cuestiones de la existencia: cuál es el origen y el fin de todo. La sociedad debe reconocer y respetar esta aspiración espiritual.


            El Humanismo Integral y Solidario afirma que solamente en comunidad es posible alcanzar el Bien Común para el desarrollo de toda la persona y de todas las personas. La conformación de comunidades exige a la persona reconocer que, así como ella requiere de los demás, también los otros requieren de la propia ayuda, es decir, es necesaria la solidaridad.


            Otro punto importante del Humanismo Integral y Solidario es el reconocimiento de que cada una de las comunidades conformadas por las personas tiene ciertas responsabilidades ante la construcción del Bien Común. Es decir, cada comunidad tiene parte de responsabilidad en la construcción de condiciones para el desarrollo integral de sus integrantes, pero también estas comunidades poseen derechos. Por esto, una comunidad más amplia no puede ni debe pretender sustituir a las comunidades más pequeñas, que son donde las personas desarrollan vínculos más íntimos entre sí. En todo caso, si una comunidad careciera de las capacidades para generar las condiciones que ella puede generar mejor que nadie más, las comunidades más amplias debieran ayudarla de manera temporal y siempre buscando desarrollar las capacidades faltantes. Esta manera de colaboración entre comunidades es conocida como subsidiariedad.


Políticas Pública Humanistas

Las políticas públicas son el medio con que cuenta el Estado para resolver problemas públicos y acercar la realidad social al Bien Común. Tomando en cuenta los principios de dignidad de la persona, solidaridad y subsidiariedad, el Estado puede generar aquellas condiciones que permitan el mejor desarrollo de todas las personas en cada una de sus dimensiones.

La siguiente lista muestra una serie de puntos que todo tomador de decisiones, miembro de la sociedad civil o profesional de las políticas públicas, comprometido con el Humanismo Integral y Solidario, debe considerar durante su actividad en el ciclo de políticas públicas.

1.    El Estado es solo una de varias comunidades que las personas han conformado para promover el Bien Común. No todos los problemas comunes deben ser atendidos por políticas públicas. Algunas situaciones comunes competen, y serán mejor atendidos por otras comunidades intermedias entre la persona y el Estado.
2.    A pesar de que el Estado no debe resolver todas las cuestiones comunes, por el hecho de que es la comunidad más amplia y ejerce autoridad en todos sus miembros, aquel tiene la responsabilidad última del Bien Común.
3.    El Estado deberá contar con mecanismos para conocer si las comunidades intermedias cumplen con sus responsabilidades y ejercen sus derechos. 
4.    Al Estado le compete la responsabilidad de generar las condiciones, por sí o por medio de otras comunidades, cuando una comunidad no satisfaga las necesidades integrales de un grupo de personas.
5.    La definición de los problemas públicos deberá considerar cómo la situación afecta a todas las dimensiones de las personas. Esto también es un requerimiento para el diseño, la implementación y evaluación de las políticas públicas.


Por último, el Humanismo Integral y Solidario exige que toda acción y decisión orientada a la formulación de políticas públicas respete la dignidad de la persona propia y de los otros sujetos de política pública.

México presenta un gran problema de pobreza, desigualdad, corrupción e inseguridad, solo por mencionar algunos. Estos problemas atentan contra la dignidad de las personas e impiden el desarrollo más pleno de todos los mexicanos. Desafortunadamente, muchas comunidades intermedias en México carecen de capacidades o simplemente están desarticuladas. El Estado, por su parte, cuenta con más recursos y capacidades Ante esta situación, pareciera que urgen políticas públicas que atiendan todos esos problemas y que vertebren comunidades intermedias y generen capacidades. Por este motivo, aquellos que promueven el Humanismo Integral y Solidario deben conocer a detalle cómo genera políticas públicas.

Fotografía - Francisco Javier Solís Gamboa-minMtro. Francisco Javier Solís Gamboa



Bibliografía para consulta

Arellano, D. y Blanco, F. (2016). Políticas públicas y democracia. México: Instituto Federal Electoral.
Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia. Pontificio Consejo “Justicia y Paz”. 2004.
Merino, M (2013). Políticas públicas. Ensayo sobre la intervención del Estado en la solución de problemas públicos. México: Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).  
Merino, M. & Cejudo, G. (2010). Introducción, en Merino et al, Problemas, decisiones y soluciones. Enfoque de políticas pública. México: CIDE.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar