Breve historia de la evolución del proceso económico de la República Popular China. De Mao Zedong a Xi Jinping.

Laboratorio Político 01 de marzo de 2021 Por Jonathan Chávez
Articulo de Jonathan Chávez
WhatsApp Image 2021-02-28 at 12.59.46 PM


Nuestra mayor gloria no está en no caer nunca, 
sino en levantarnos cada vez que caemos.
Confucio

Actualmente China se ha convertido en una de las potencias económicas, científicas, poblacionales y tecnológicas más importantes del mundo, en solo 40 años ha despuntado en diversos ámbitos y de ser uno de los países más pobres del planeta hoy la situación claramente es distinta.
Durante las últimas décadas este país se ha caracterizado por ser un estado donde las elites han impuesto desde el poder distintas ópticas, propuestas e ideologías políticas que han ido construyendo la actual economía del estado Chino, por lo que, analizaremos los periodos histórico políticos a partir de mediados del siglo pasado hasta la actualidad para poder entender la evolución de su sistema económico.

En 1949, después de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil entre capitalistas apoyados por las potencias de occidente y los comunistas apoyados por la Unión Soviética, Mao Zedong en la segunda sesión plenaria del VII Comité Central del Partido Comunista, anunció una nueva era de reorganización económica para industrializar el país, la formación de un nuevo gobierno nacionalista de clases y la fundación de la República Popular China, definida por sus mismo documentos fundacionales como una dictadura democrática popular dirigida por la clase trabajadora que tenía como objetivo primordial la trasformación de China de un país agrícola a un país industrializado y así lograr la estabilización económica.

El primer paso que dio el nuevo gobierno fue formar redes de comités vecinales que se encargaban de distribuir los productos, organizar los servicios de salud y educativos en las grandes ciudades, ya que por la desestabilización existente, los grupos delincuenciales controlaban el mercado, dificultando así, que los productos llegaran a la mayoría de la población. En 1950 se declara la abolición de la propiedad privada por parte de los terratenientes, a quienes se les confiscaron ganado, edificios rurales, excedentes agrícolas, pero se les deja sus empresas industriales, dando como consecuencia la aparición de un régimen de pequeña propiedad privada.

Ya para 1951 y 1952 se da inicio a una campaña destinada a empresarios y funcionarios denominada “cinco en contra” con la que se luchaba contra los sobornos, los fraudes, las evasiones fiscales y otras faltas que el estado consideraba que de no controlarse, el sistema económico podría colapsar. En 1953 el gobierno inicia lo que llamaría planes quinquenales, basados principalmente en el desarrollo acelerado de la industrialización, Mao calculaba que con esta estrategia tomaría algunas décadas rebasar a los países capitalistas más poderosos del mundo.

Entre 1955 y 1956 se lleva a cabo el periodo denominado “Cooperativización” mediante el cual el 93% de los campesinos y artesanos se habían unido a cooperativas y más del 90% de las empresas e industrias privadas se convirtieron en empresas mixtas con participación estatal, siendo este dato uno de los más importantes para este análisis ya que este modelo hibrido es el utilizado en la economía china actual. Durante estos primeros años los logros son atípicos ya que la inflación que en 1949 era del 80% para 1957 ya solo era del 3%, así mismo la producción industrial había incrementado en 129%, la producción agrícola en 25%, el ingreso nacional en 53% y el consumo per cápita el 23%.

A principios de 1958 y a pesar de los logros alcanzados, el Estado Chino sufría grandes preocupaciones, ya que debido a la estabilidad política alcanzada en los últimos años, la población crecía de manera exponencial y la producción tanto agrícola, como industrial no cubría las necesidades primordiales de sus ciudadanos, además las diferencias que empezaban a tener con la Unión Soviética y el aislamiento del resto de mundo hacían urgente la implementación de cambios en su política económica. 

Una de las soluciones propuestas fue lo que se ha llamado “El Gran Salto Adelante” donde millones de campesinos, maestros, soldados, oficinistas y trabajadores en general, se avocaron a realizar diversos trabajos basándose en la fabricación de herramientas y tecnologías locales, organizados a través de comités vecinales, desplazando así a la gran industria de la ciudad, pero sobre todo, descuidando la producción agrícola de la cual dependía la alimentación de millones de personas, de igual manera fueron los cuadros políticos comunistas quienes operaron la estrategia y estos no estaban especializados en la materia industrial, ya que se pretendía eliminar distinciones sociales que se basaban en el trabajo físico e intelectual, ya que al trabajar en comuna todos debían ser integrados en una célula de trabajo general. Pero la realidad era otra y pocos sabían del colapso que esta estrategia podría generar.

El gobierno dio datos exageradamente positivos y alegres sobre el supuesto aumento de producción y de un gran número de inventos tecnológicos y de maquinaria que no servía para nada, debido a que quien implementó esta estrategia fue el propio Mao  existen pocos datos reales que podemos mencionar para analizar de que manera esto ocasionó uno de los grandes colapsos históricos de la economía China, lo único cierto es que se trata de uno de los momentos más oscuros de su historia. 

El Gran Salto Adelante significó uno de los grandes fracasos del Estado Comunista ya que por todo China se construyeron obras de infraestructura ineficaces y en la mayoría inservibles, lo que generó, por ejemplo, que no hubiera medios para hacer llegar agua a los sembradíos que aunado a las sequias y al descuido de los agricultores que se habían evocado a la producción industrial, tuvo como resultado una de las más grandes hambrunas que cobraron millones de vidas, lo anterior tuvo como efecto un sisma político entre la clase dirigente que por primera vez contradecía a Mao y pelearía con toda su fuerza contra el dirigente chino.
A la muerte de Joseph Stalin la política de la Unión Soviética con China cambió radicalmente teniendo como consecuencia que el régimen retirara su apoyo técnico y tecnológico al país, por lo que iniciaría una nueva etapa en donde nuevamente la economía de basaría principalmente en la producción agrícola pero sin descuidar la producción industrial, pero con un giro radical, ya que a partir de este momento serian utilizadas las industrias y la tecnología instalada previamente por los soviéticos pero sin su asesoría ni apoyo técnico, por lo que el país se vio en la necesidad de importar bienes con cierta tecnología de países como Inglaterra, Japón y Alemania, entre otros. 

Gracias al retiro de la ayuda y asesoría de la Unión Soviética el país toma un gran impulso de desarrollo nacional, iniciando una etapa de confianza en sus recursos propios, regresa a la planificación nacional y hay un aceleramiento de la industrialización, recuperando así los altos niveles de producción de años pasados. De igual manera en esta etapa la educación da un giro e inicia una masificación en donde intelectuales, campesinos y trabajadores laboran juntos para que todos adquieran conocimientos sobre producción combatiendo el estilo de vida burgués y aligerando el exceso de carga laboral de los trabajadores. 

En el año 1964 da inicio un movimiento político que se denominó “La Revolución Cultural” a raíz de que Mao acusó a círculos disidentes de sus políticas de revisionistas y de tomar el camino capitalista en contra de los campesinos pobres. Esta tendencia tomó fuerza principalmente en el ámbito educativo y escolar, en secundarias y preparatorias los estudiantes se organizaron para, por ejemplo, repudiar los exámenes de ingreso a la educación superior ya que consideraban que desde ahí se originaba la explotación del hombre por el hombre, ya que solo la clase dirigente y más educada accedía a puestos públicos y otras prebendas a las que la mayoría de la población no tenía acceso, es decir que una vez que los medios de producción eran controlados por el estado la división técnica del trabajo se convertía en otra lucha de clases es así y a través de millones de estudiantes organizados como Mao ataca y hace renunciar a dirigentes opositores a sus políticas públicas y políticas retomando el control del poder mediático, político y sobre todo económico. A partir de este momento Mao mantiene el control interno del país y sus políticas autoritarias y su tendencia de movilizar masas a la menor provocación causaron un grave daño y tuvieron un enorme costo social hasta el día de su muerte en 1976.
Este año es clave ya que sucedieron acontecimientos en cascada que alteraron prácticamente todos los ámbitos de la vida en China, entre los que destacan la muerte de Mao, el encarcelamiento de su esposa, un sismo que dejo casi un cuarto de millón de personas muertas y el nombramiento de un nuevo Primer Ministro sin fuerza social ni bases en la ciudadanía que sería fácilmente desplazado por unos de los hombres más fuertes de la historia china: Deng Xiaping.

Es Xiaping quien hecha andar las reformas políticas, sociales y sobre todo económicas que generaron lo que los especialistas tienden a llamar el milagro Chino, ya que esta serie de reformas han dado como resultado que más de 500 millones de personas hayan salido de la pobreza y se hayan integrado a la clase media en tan solo 40 años. El principal paso que se dio con estas reformas fue el desmantelamiento de las unidades colectivas para integrar a la vida económica un sistema de responsabilidad familiar y el impulso del libre mercado, pero sobre todo inicia la construcción de un sistema de exportación de bienes con participación extranjera. Estas modificaciones han creado un nuevo sistema económico en el mundo contemporáneo llamado Socialismo de Mercado donde el Estado mantiene la rectoría de la economía, mantiene la propiedad de empresas prioritarias, mantiene las patentes tecnológicas de más importancia y exige a quien invierte en el país la transferencia tecnológica de lo que se produce, pero dejando a salvo la propiedad privada de la mayoría de las empresas no prioritarias.

Este cambio no hubiera sido posible sin la intervención de la Organización Mundial de Comercio, ya que China tuvo que cumplir con requisitos esenciales para poder integrarse a este órgano y así facilitar el intercambio comercial prácticamente en todo el mundo, este país tuvo que realizar modificaciones en ámbitos como la agricultura en donde se dieron a los campesinos mayores extensiones de propiedad privada y un sin número de estímulos para aumentar la producción. Actualmente y a pesar de los buenos resultados el campo chino se encuentra en crisis ya que el acelerado aumento de la desigualdad con respecto a las grandes ciudades ha dado como resultado explosiones sociales que hasta el momento han sido controladas, pero nadie sabe hasta qué punto podría llegar a escalar este tipo de conflictos en años venideros.
Sin embargo es en el ámbito industrial donde China se ha convertido en una de las potencias productoras a nivel mundial, lo que le ha generado crecimientos del PIB hasta de dos cifras prácticamente hasta la crisis mundial del 2008, generado por las hipotecas prime en los Estados Unidos y que arrastró a la mayoría de los países a una crisis sin precedentes, siendo este país quien resistió este embate de la mejor manera generando crecimientos de arriba del 6% contrario a la mayoría de los países en el mundo.
En  la actualidad en China opera una economía de mercado, con planes indicativos y elevada presencia de empresas industriales propiedad del Estado o controladas mayoritariamente por éste, es la segunda economía mundial, el mayor exportador en productos manufacturados y el mayor poseedor de reservas, tanto en divisas como en materias primas, además de ser el quinto mayor productor de petroleo. Por otro lado su sistema político es uno de los más estables a nivel mundial a pesar de algunos problemas sociales que tiene plenamente bajo control, muestra de ellos son las modificaciones legales que en 2018 su Asamblea Popular Nacional aprobó y que dan al actual Presidente Xi Jinping la facultad de ser reelecto indefinidamente ya que cuenta con el respaldo de la mayoría de los cuadros y dirigentes del Partido Comunista y sobre todo de los Generales más importantes del ejército chino.

Aunado a la política interna que influye definitivamente en la economía estable de este país, podemos agregar su política económica internacional en donde se ha posicionado como uno de los grandes inversores en infraestructura a nivel mundial mediante la construcción de todo tipo de proyectos, que van desde generación de energías limpias, carreteras, trenes de alta velocidad, puertos, oleoductos, gaseoductos, entre muchos otros planes, con miras a construir la Nueva Ruta de la Seda que permitirá al país comerciar con prácticamente todo el mundo y con ello posicionarse como potencia mundial indiscutible a medio y sobre todo a largo plazo. También a nivel mundial China continua fortaleciendo relaciones con varios países gracias a las políticas nacionalistas y económicas emprendidas por Donald Trump, quien al dejar organismos internacionales de todo tipo ha dejado la puerta abierta para que el país asiático asuma el control de estos y con ellos aumente su prestigio internacional.

Pero no todo avanza de manera correcta y existen múltiples problemas que el actual Estado Chino tiene que enfrentar, entre los que destacan la violación a los derechos humanos de sus ciudadanos, los ataques a la libertad de expresión, el desequilibrio de género por la preferencia de hijos varones, la desigualdad, el control de las redes sociales, la corrupción, el control de movimiento y actividades de sus ciudadanos a través de la llamada Red 5G, el envejecimiento de su población, mas de 43 millones de ciudadanos chinos viven con menos de un dólar al mes, la desaceleración del crecimiento económico por la crisis mundial, el problema político y social con Taiwán, Hong Kong y Macao y sobre todo la guerra comercial emprendida por el Ex Presidente de los Estados Unidos Donald Trump. 

Por último es importante mencionar lo que estamos viviendo a nivel mundial con el inicio de la Revolución Cuántica, ya que China es el país más avanzado en la generación de este tipo de tecnología a través de la empresa China Huawei, este tipo de avance tecnológico es utilizado para el control de automóviles autónomos, medicina moderna, habilitación del internet de las cosas, video juegos en tiempo real, realidad virtual y aumentada, identificación de retina y rostros de ciudadanos, pero sobre todo un sinfín de aplicaciones militares y de inteligencia, además del manejo de robots industriales y científicos con conexión ultrarrápida. Ramas enteras de la economía mundial cambiaran con esta red, es por ello que esta tecnología tiene y tendrá una gran importancia en la geopolítica, los países que no cuenten con ella sin duda tendrán un retraso considerable que pasara factura a sus redes de producción y comercialización afectando así toda la cadena productiva. Actualmente países como Estados Unidos, Japón y Australia tienen en su lista negra a la empresa Huwei y su directora general e hija del dueño de la empresa está detenida en Canadá acusada de fraude bancario por pedido expreso de la Unión Americana. 

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar