Elecciones en Colombia 2022. El cambio de paradigma.

Laboratorio Político 26 de septiembre de 2022 Por Tribu PoliticArte
Artículo de Jonathan Chávez en PoliticArte
Elecciones en Colombia 2022

“El voto sirve para cambiar el país y creo que esa
 responsabilidad recae mucho en los 
jóvenes que queremos llegar a unos 
estándares que nos permita tener una 
vida digna.”


Juan David González, de 28 años, ciudadano colombiano.

Colombia ha entrado en una nueva etapa, por primera vez en su historia moderna, un político con ideología de izquierda y que participó en la guerrilla tomará las riendas del país, lo que significa un cambio de paradigma y un cisma en el sistema político-electoral colombiano, sin duda se renovará todo el entramado institucional que solo el tiempo nos dirá si fue para bien o fue para mal.

Este país se ha distinguido por ser uno de los más violentos del mundo, ya que durante años ha enfrentado tres problemas muy graves que han puesto en riesgo la seguridad de sus ciudadanos, en primer lugar el narcotráfico, en segundo lugar la proliferación de diversos grupos guerrilleros, siendo el más fuerte las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y en tercer lugar los grupos paramilitares creados para luchar contra las guerrillas de izquierda.

 

Colombia, junto con Venezuela y Costa Rica, fue de los pocos países de América Latina que durante los años de la Guerra Fría no fueron controlados y gobernados por una dictadura militar como si lo fueron Brasil, 1964; Argentina, 1966, 1976; Perú, 1968; Ecuador, 1972, Chile y Uruguay, ambos, 1973, lo que permitió que su sistema haya sido uno de los mas estables en su organización política y sobre todo electoral, además de tener la particularidad de que a la izquierda nunca le había sido posible ganar una elección presidencial, lo anterior ya que el votante identificaba que los militantes de izquierda eran en su mayoría guerrilleros, imagen que con el transcurso de los años ha cambiado. 

 

De acuerdo con lo establecido en la Constitución Política de Colombia el país es un Estado social de derecho que se organiza en forma de República unitaria, descentralizada, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista. Esta República administrativamente se divide en departamentos, distritos, municipios y territorios indígenas.

 555px-Departments_of_colombia.svg

La Constitución Colombiana consagra diversos métodos de participación ciudadana y apuntala el ejercicio del poder político de sus habitantes a través del voto directo para elegir a sus gobernantes, del plebiscito para determinar que camino seguir con respecto a varios temas de importancia fundamental, del referendo para evaluar a sus gobernantes, la consulta popular, el cabildo abierto y la revocación de mandato para quitarle el poder otorgado al gobernante que no cumpla con su responsabilidad, consagrando así la soberanía popular del pueblo.

 

El titular del Poder Ejecutivo se elige cada 4 años en fórmula con el Vicepresidente a través del voto popular directo, en caso de que ninguno de los candidatos alcance mas del 50% de la votación emitida se tendrá que realizar una segunda vuelta de votación, en donde participarán las dos opciones que hayan tenido mas votos y quien tenga la mayoría del sufragio será el ganador y durará en su encargo 4 años.

 

Casa de Nariño
La Casa de Nariño o Palacio de Nariño es la residencia oficial y principal sede de trabajo del Presidente de la República de Colombia. 

Se cuenta con 1123 municipios que son gobernados por la figura llamada alcalde que comparte la gobernanza con un concejo municipal cuyos integrantes, al igual que el alcalde, son electos mediante el voto popular y directo. Existen 32 unidades departamentales que son la unidad administrativa entre la presidencia y las alcaldías, es decir son una especie de gobernaturas como las conocemos en México, son administrados por un gobernador y por una cámara de diputados locales, ambas figuras, tanto el gobernador como los diputados, son electos por voto libre y directo. 

 

Las ciudades con mayor importancia por su número de población y actividad económica como lo son Bogotá, Cartagena, Barranquilla, Santa Marta y Buenaventura se administran a través de un régimen especial dándoles la denominación de distritos. Los entidades territoriales indígenas y los territorios colectivos son espacios de elección que se determinan por el número de habitantes indígenas, en el primer caso y en el segundo por población afrodescendiente, que se tenga en cierta porción territorial.

 

Por su parte, el Poder Legislativo Colombiano se organiza bicameralmente, por un lado la Cámara de Representantes cuenta con 166 miembros que son electos por el voto directo en 33 distritos que corresponde a los diversos departamentos y de la capital del país, quienes estarán en el cargo por 4 años, por otro lado, la Cámara de Senadores se integra por 102 miembros electos que permanecerán en el cargo por 4 años, 100 de los cuales se eligen en listas cerradas de representación proporcional en una única circunscripción nacional y los dos restantes electos por las comunidades indígenas en un único distrito nacional.

 

El Capitolio Nacional de Colombia es la sede del Congreso de la República,
El Capitolio Nacional de Colombia es la sede del Congreso de la República.

En cuanto a la paridad de género la Ley Electoral de Colombia dispone que en el caso de las candidaturas a los diversos cuerpos colegiados como la cámara de representantes o la cámara de senadores, se deberá incluir al menos a un 30% de mujeres candidatas. Por otro lado, este país se organiza electoralmente a través de dos órganos que son el Consejo Nacional Electoral quien se encarga de la función administrativa que regula y vigila el cumplimiento de las diversas leyes en la materia. El segundo organismo es la Registraduría Nacional del Estado Civil que se encarga de organizar y procesar el escrutinio de los votos y los resultados electorales.

 

Este país se había distinguido por la confiabilidad de su sistema electoral, sin embargo en las elecciones legislativas de este año, la oposición encabezada por el llamado Pacto Histórico, coalición que amalgama diversas opciones de izquierda y que apoyan al candidato y hoy presidente electo Gustavo Petro, realizó diversas denuncias y acusaciones que lo pusieron en tela de juicio.

 

Luego de la votación del 13 de marzo, se pudo comprobar un fenómeno atípico ya que en alrededor de 20,000 puestos de captación de votación no se registraron votos por la coalición de izquierda, hecho que se pudo corroborar en el escrutinio y cómputo de los resultados electorales en donde la coalición Pacto Histórico obtuvo 400,000 mil votos más de los 2.3 millones que habían sido reportados, obteniendo 3 senadores más, llegando a 19 escaños. Este hecho generó que un nubarrón de desconfianza cubriera el proceso preelectoral que definiría quien gobernaría Colombia los próximos 4 años, sin embargo, luego de las investigaciones pertinentes por parte de la autoridad electoral se pudo verificar que había sido un error involuntario por el acomodo de las distintas opciones en la boleta electoral, error que pudo resarcirse en el escrutinio final.

 

En el año 2018 Gustavo Petro se enfrentó con el actual Presidente en funciones Ivan Duque en una cerrada contienda que tuvo que dirimirse en una segunda vuelta electoral en donde el candidato identificado con la ideología de derecha apenas alcanzó a rebasar el porcentaje requerido ya que obtuvo el 53.98% de los votos.

 Gustavo Petro e Ivan Duque

Durante los siguientes 4 años en que gobernó Iván Duque la polarización de la sociedad se profundizó a niveles nunca antes vistos, esto se dio como consecuencia del descontento social derivado de la crisis económica que acrecentó los niveles de pobreza y que debido a la pandemia del Covid 19 se exponenciaron prácticamente en toda sociedad; por otro lado la inseguridad en las ciudades se incrementó debido a la crisis por falta de empleos y en las zonas rurales la violencia se exacerbó debido al control que ejercen los grupos del crimen organizado que en su mayoría se dedican al tráfico de drogas, pero también debido a que reductos de las FARC que no estuvieron de acuerdo o no se apegaron a lo establecido en los acuerdos de paz firmados con el gobierno de Juan Manuel Santos, ex Premio Nobel de la Paz que logró desactivar y desarmar a la mayoría de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, realizaron diversos ataques terroristas, en su mayoría contra fuerzas policiales del estado.

 

Debido a lo anterior diversos estudios como el de la empresa encuestadora Gallup revelaban que más del 75% de la población opinaba que el país va por mal camino y apenas el 27% apoyaban al Presidente saliente Iván Duque, uno de los niveles más bajos de aprobación que se hayan registrado en aquel país, por lo que se vislumbraba un desgaste muy importante del candidato oficial Federico Gutiérrez quien fue alcalde de Medellín y que se ubicaba dentro del marco ideológico de centro-derecha y que muy probablemente ayudaría en sus pretensiones a los otros dos participantes importantes. Más de 39 millones de colombianos fueron llamados a ejercer su voto con una expectativa que no se había vivido antes en aquel país.

 

El Presidente electo Gustavo Petro es un economista que tiene 62 años de edad que nació en una familia de clase media y que fue educado por sacerdotes lasallistas, seguidor y practicante de la teología de la liberación, es muy conocido debido a que fue integrante de un grupo guerrillero denominado M-19, que en los años 90 pactó con el gobierno en turno y firmó la paz, sin embargo en 1985 el candidato había sido detenido y pasó dos años en la cárcel por realizar actividades subversivas contra el estado,  este político que cambió las armas por los votos fue alcalde de Bogotá por lo que la ciudadanía ya lo ubicaba como una opción importante, además de ser el principal opositor al gobierno de derecha.

 

Su pasado lo persigue a donde quiera que va y ha sido varias veces amenazado de muerte y se vio obligado a partir al exilio durante tres años a Europa, durante su campaña fue custodiado por un comando de aproximadamente 20 personas armadas y en sus mítines utilizaba chaleco antibalas, muchos le tenían miedo por considerar que su triunfo podría ser un salto al vacío, los menos radicales lo critican por la incongruencia de luchar contra el estado y ahora presidirlo.

 

En distintas entrevistas se le preguntó sobre su pasado guerrillero, lo que ha sido utilizado por sus contendientes para denostarlo, ya que es un tema demasiado importante para el elector colombiano, a lo que Petro ha reivindicado su lucha por un cambio radical y ha dicho que el fue el principal promotor del acuerdo de paz entre el M-19 y el gobierno. Otro tema que lo ha desgastado es su relación con gobiernos de izquierda de latinoamérica, algunos clasificados como dictaduras, ya que entre sus principales apoyadores se encuentra Nicolás Maduro quien es un férreo opositor a Iván Duque y el Presidente Mexicano Andrés Manuel López Obrador quien en una de sus conferencias mañaneras lo defendió, con la consecuencia de un extrañamiento del gobierno colombiano por interferir en sus elecciones.

 

El candidato de la coalición llamada Pacto Histórico logró llegar a los jóvenes de las zonas urbanas, a la comunidad LGTB, a los progresistas, a los que creen en las políticas económicas de izquierda, pero sobre todo y gracias a dos factores importantes que son sus propuestas medioambientales y su compañera de fórmula Francia Márquez quien es activista por la ecología y es afrodescendiente, logró sumar el voto de los activistas y jóvenes defensores de la agenda verde.

 Pacto Histórico

Este candidato tuvo una segunda vuelta muy complicada ya que a pesar de haber reunido a las diversas corrientes progresistas y de izquierda, los dos candidatos que en la primera vuelta quedaron por debajo se unieron y amalgamaron a los sectores del centro y de derecha entre los cuales destacaban personajes que controlan grandes empresas inmobiliarias y de hidrocarburos que operaron con dinero para apoyar la campaña opositora a Petro.

 

Entre sus principales propuestas destacan la redistribución de los fondos de pensiones para que quienes no cuenten con uno se vean beneficiados con esta promesa, aumentar la tasa impositiva a las personas con mas riqueza, detener todos los proyectos petroleros que estén en circulación para iniciar la transferencia energética hacia las energías limpias y ampliar los programas sociales a los sectores más necesitados de la población

 

Rodolfo Hernández es un empresario que cambió los negocios de la construcción por los votos, tiene una edad de 77 años y también es ex alcalde pero de la ciudad de Bucaramanga que se presentó como candidato independiente y que durante la campaña sostuvo un discurso en contra de los altos niveles de corrupción del gobierno de Iván Duque, además de que sus videos donde se mostraba como una opción fresca pudieron convencer a gran parte del electorado joven lo que le dio la fuerza para llegar a la segunda vuelta electoral.

 Rodolfo Hernández en COlombia

El avance de este candidato se da en un contexto en donde a nivel internacional están ganando espacio propuestas de gobiernos antisistema que llaman la atención a gran parte de la población que en este caso le dio el 28% de los votos, con lo que se hizo acreedor a la oportunidad de competir por una segunda vuelta.

 

Hernández cimentó su campaña con propuestas populistas de derecha y lanzándose en contra de los que el llama “políticos ladrones”, a pesar de que como empresario de la construcción y alcalde está involucrado en un caso de contratación ilegal durante su administración que no ha sido aclarado, también con su manejo de las redes sociales, sobre todo TikTok que sorprendió para un hombre de su edad, no se presentó a los debates electorales pero aprovechó cualquier foro para irse contra sus opositores.

 

Sus propuestas mas destacadas fueron practicamente en su totalidad las que se relacionan con el combate contra la corrupción ya que propone la creación de una institución que administre y devuelva a la población lo incautado en casos de corrupción, la elección de un fiscal en la materia que debería ser electo por voto popular lo que implicaría reformas constitucionales para poder modificar su carta magna en ese sentido; otra propuesta es que en materia ambiental tipificaría los delitos ambientales y obligaría a las empresas mineras de otros países a seguir las mismas reglas que en su propio territorio.

 

Al igual que Petro, Hernández no estuvo lejos de la polémica ya que por ejemplo en una entrevista  que concedió en el 2016 comentó que era fiel seguidor de un gran pensador alemán llamado Adolf Hitler que aunque tiempo después se disculpó y dijo que había sido un error, esa mancha lo persiguió durante toda la campaña; también arremetió contra los migrantes venezolanos con comentarios sumamente desagradables, racistas y xenófobos.

 

Algo que llamó la atención es que el ha vivido la violencia de su país en carne propia, ya que en el 2004 una de sus hijas fue secuestrada por la guerrilla, se negó a pagar el rescate y desde entonces continúa desaparecida. Por otro lado, ha sido muy criticado por algunas conductas que lo asemejan con Donald Trump, lo que ha demostrado por sus múltiples cambios de opinión en temas muy relevantes de un día a otro y de acuerdo a como se van moviendo las opiniones en el ecosistema político.

 

El tercer candidato de relevancia que participó en la primera vuelta electoral es Federico Gutiérrez de 47 años de edad, de ideología de centro derecha, fue alcalde de Medellín y entre sus propuestas mas importantes estaban el luchar contra la desigualdad social que implica la pobreza que en los últimos años se ha incrementado a niveles preocupantes a través de un crecimiento económico sostenido del 5%, darle a los jóvenes la oportunidad de acceder a una educación universitaria gratuita y mejorar el sistema de salud, antes de conocer los resultados estaba posicionado, según las diversas encuestas electorales que se realizaron durante el proceso en el segundo lugar, pero esa posición era muy endeble ya que por mas que buscó demostrar que su gobierno no seria una continuidad del de Iván Duque, el fue quien cargó con su desgaste, quedando fuera de la segunda vuelta.

 

De acuerdo con los resultados publicados por la Registraduría Nacional del Estado Civil de Colombia el candidato de la izquierda Gustavo Petro obtuvo 8 millones 52 mil 587 votos aproximadamente, es decir el 40.32% de los votos, muy lejos de alcanzar el 50% que necesitaba para ganar en la primera vuelta, en segundo lugar quedó Rodolfo Hernández con 5 millones 580 mil 237 sufragios que equivalen al 28.15% de los votos, quien fue la sorpresa del proceso electoral, ya que con su propuestas populistas logró desplazar a Federico Gutiérrez quien solo obtuvo el 23.98%, es decir 4 millones 780 mil 765 votos, unas horas después anunciaría su apoyo para Hernández.

 

Mano Argentina. Imagen de Kurious en PixabayElecciones y el futuro inmediato de Argentina.

Es decir que casi el 70% del electorado votó por un cambio radical castigando así a la opción de derecha relacionada con anteriores presidentes que van desde el ultraderechista Álvaro Uribe, quien es acusado de múltiples delitos y de haber formado grupos de asesinos para combatir a las guerrillas como las FARC y el ELN hasta César Gaviria quien emprendió una lucha frontal contra la delincuencia organizada, especialmente contra los carteles de la droga como el liderado por Pablo Escobar.

 

La segunda vuelta se desarrolló el domingo 19 de junio en donde resultó triunfador Gustavo Petro con 10 millones 700 mil votos aproximadamente que representan el 50.51% y quien obtuvo el segundo lugar fue Rodolfo Hernández a quien se le contabilizaron 9 millones 925 mil votos aproximadamente que representan el 47.22% de la votación.

 

Luego de una larga jornada en donde la participación de la ciudadanía fue una de las más altas que históricamente se ha dado en el país colombiano y entre acusaciones de acarreos, fraudes y trampas de parte de los dos bandos, finalmente todas las figuras políticas que de alguna manera participaron en la contienda o al menos influyeron en la misma, aceptaron el triunfo del líder de izquierda, quienes en su mayoría le piden que cumpla con sus promesas de campaña y que acabe con la división del país. De igual manera, la Unión Europea a través del español Josep Borruel reconocía el triunfo al declarar que la victoria del candidato era incuestionable.

 

Colombia vive momentos aciagos como gran parte de los países del continente luego del paso de la pandemia de Covid 19, según cifras oficiales este país tiene mas de 40 millones de personas viviendo con menos de 1,780 pesos mexicanos al mes, la inflación alcanzada ya rebasa mas del 9% siendo una de las más altas de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos, la crisis de seguridad pública tanto en zonas urbanas, donde la delincuencia común y el crimen organizado están imparables, como en zonas rurales donde reductos de las FARC en coordinación con carteles de la droga como el Clan del Golfo íntimamente relacionado con el mexicano Cartel de Sinaloa asolan y someten a comunidades enteras, así como la corrupción en los diversos ámbitos de gobierno, tienen en vilo a la sociedad colombiana y serán solo algunos de los retos que el nuevo presidente deberá afrontar y sobre todo deberá cumplir con sus promesas de campaña, ya que en caso de que no sea así el polvorín podría estallar en el momento menos esperado.

 

Otro de los problemas que más ha polarizado a la sociedad colombiana son los Acuerdos de Paz del año 2016, firmados entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia y el gobierno colombiano, ya que luego de que el ex Presidente Juan Manuel Santos acordara que el grupo guerrillero dejará las armas con la llegada de Iván Duque a la presidencia estos acuerdos no fueron respetados, lo que orilló algunos combatientes a volver a las armas, a realizar atentados contra agentes del estado y a organizarse y pactar con líderes del narcotráfico. 

 

Cada año a partir de la firma de estos acuerdos los homicidios contra los líderes sociales, defensores del medio ambiente y activistas que apoyan a los más necesitados de las zonas rurales, han sido recurrentes y no paran, organizaciones de Derechos Humanos han denunciado que el gobierno de Iván Duque a través de grupos paramilitares de extrema derecha, agentes del estado así como guerrilleros que no quisieron dejar las armas, los que regresaron a ellas y miembros del crimen organizado siguen atacando a este grupo con total impunidad, para muestra basta un botón: en el año 2020 se tiene registrado el asesinato de 182 líderes, en 2021 fueron ultimados 170 y en lo que va del 2022 al menos a 145 activistas se les ha quitado la vida.

 

Con la victoria de Gustavo Petro, Colombia se suma a los países del continente americano que han elegido a un líder de izquierda como son Andrés Manuel López Obrador de México, Gabriel Boric de Chile, Xiomara Castro de Honduras, Pedro Castillo de Perú, Luis Arce Catacora de Bolivia y por último Luis Inacio Lula Da Silva quien según varios estudios encabeza las preferencias electorales de Brasil y tiene muy altas posibilidades de regresar a gobernar su país; estamos en una nueva ola progresista en el continente que 20 años atrás ya habíamos vivido, en donde Lula Da Silva en Brasil, Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Hugo Chávez en Venezuela, Néstor Kirchner en Argentina, Fernando Lugo en Paraguay y José Mujica en Uruguay, entre otros, tomaron el poder y echaron a andar sus políticas públicas en la mayor parte de latinoamérica.

 

Esta victoria representa un cambio radical en la política tradicional de Colombia, ya que después de más de 200 años de que el gobierno fue controlado por liberales y conservadores por primera vez una opción de izquierda gobernará el país, solo el tiempo nos dirá si Colombia se irá al precipicio como los detractores del presidente electo aseguran o se mejorará la calidad de vida de la gente como Petro lo prometió en su exitosa campaña electoral.

Jonathan-minJonathan Chávez

Tribu PoliticArte

Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar