¿El fascismo regresa a Italia? Elecciones y sistema electoral italiano.

Laboratorio Político 02 de noviembre de 2022 Por Jonathan Chávez Nava
Este triunfo representa aire fresco y sobre todo cada día mayor solidez del ultraderechismo europeo, tan es así que el Primer Ministro de Polonia Mateusz Morawiecki, Santiago Abascal de Vox de España y funcionarios de primer nivel del gobierno húngaro de Viktor Orban no dudaron en felicitar públicamente a Meloni por su triunfo.
¿El fascismo regresa a Italia
¿El fascismo regresa a Italia? Elecciones y sistema electoral italiano. Ilustración de Pablo Cid para PolíticArte

“Hay comunistas que sostienen que ser 

anticomunista es ser fascista. 

Esto es tan incomprensible como decir 

que no ser católico es ser mormón.” 

Jorge Luis Borges.

 

“El fascismo se cura leyendo 

y el racismo se cura viajando.” 

Miguel de Unamuno.

Al finalizar la Segunda Guerra Mundial y luego de la derrota del bloque que se denominaba la Alianza del Eje, del que formaba parte la Italia del fascista Benito Mussolini, se creó la Constitución de la República Italiana de 1948 que en su artículo primero señala: “Italia es una República democrática fundada en el trabajo. La soberanía pertenece al pueblo, que la ejerce en las formas y en los límites de la Constitución”.

En esta Carta Magna se declara a Roma como la capital, desaparece el régimen monárquico y se crea el republicanismo parlamentario que echa andar la creación de distintas opciones políticas y con el paso del tiempo y por diversas circunstancias sociales, políticas y económicas, se crean 5 áreas políticas, 20 regiones administrativas, 110 provincias, 19 circunscripciones y 7904 municipios o comunas.  

Es así como los italianos tienen dos tipos de elecciones para elegir a sus autoridades, por un lado las políticas en las que son electos los Diputados y los Senadores y por el otro, las llamadas administrativas en donde se eligen a los integrantes de las juntas regionales, las provincias y los municipios.

Por lo que se refiere a su Poder Legislativo esta compuesto por dos Cámaras que forman su parlamento en el cual se concentran todas las decisiones políticas de gran calado, ya que no solo tiene la función de la creación de leyes, sino que tiene la responsabilidad de elegir al Primer Ministro y al mismo tiempo tiene la función de control constitucional mediante el voto de confianza.

Luego de un referéndum aprobado por el pueblo italiano en el año 2020 la Cámara de Diputados quedó integrada por 400 diputados quienes al momento de ser electos deberán tener al menos 25 años de edad, serán elegidos a través del sufragio directo, universal y secreto por un periodo de 5 años, por su parte la Cámara de Senadores se conforma por 200 senadores electos de igual forma por el voto directo, secreto y universal.

Hemiciclo de la Cámara de Diputados
Hemiciclo de la Cámara de Diputados

Los senadores deberán de tener al menos 40 años cumplidos al día de la elección y serán electos por un periodo de 5 años en 20 regiones de las cuales ninguna podrá tener menos de 7 senadores a excepción de Molise que tiene derecho a solo 2 y Valle de Aosta que cuenta con 5, aunado a lo anterior, Italia cuenta con los llamados Senadores Vitalicios que son los Ex Presidentes de la República y los nombrados por el Jefe de Estado en funciones quien tendrá derecho de designar a 5 de ellos.

En 2018 los italianos pusieron a prueba el sistema llamado Rosatellum, así bautizado por el parlamentario que llevó la propuesta a tribuna y que fue aprobada, mediante el cual se establece un sistema de doble reparto de escaños, por un lado el 36% de los lugares se reparte mediante circunscripciones uninominales donde el candidato ganador será aquel que obtenga el mayor número de votos, así mismo se repartirán 147 escaños de diputados y 74 de senadores que serán repartidos de 1 a 8 lugares por cada lista de cada circunscripción, de acuerdo con el número de habitantes que se tenga por cada región.

Los únicos partidos que no tendrán derecho a espacios son aquellos que no alcancen el umbral del 3% de los votos, con la excepción del senado en donde quien obtenga el 20% de los votos en su región tendrá derecho al reparto, por su parte, en lo que se refiere a las coaliciones estarán obligadas a tener arriba del 10% del voto para participar en la repartición.

Por su parte el Primer Ministro será electo por el voto personal y directo del Parlamento ampliado en una sesión conjunta y deberá sumar los votos suficientes para asegurar las dos terceras partes de los integrantes del mismo, sin embargo y en caso de que las diferentes fuerzas no se logren poner de acuerdo, en una tercera votación bastará la mayoría simple, es decir el 50% de los votos mas uno; en este caso el Premier electo será el Jefe de Estado teniendo la representación de la unidad nacional y la continuidad del Estado.

Este país es una de las 10 economías mas importantes del planeta, cuenta con una población de aproximadamente 60 millones, su moneda circulante es el euro, pero cuenta con una de las deudas mas grandes de Europa que ya alcanza más del 150% del PIB mundial, lo que representa que cada italiano este endeudado por más de 45 mil euros, a pesar de ello, según el Índice de Desarrollo Humano de la Organización de las Naciones Unidas, sus habitantes están clasificados como personas que tienen una buena calidad de vida.

El último fin de semana del mes de septiembre del año 2022 marcará todo un hito en la historia de Italia y tal vez de toda Europa, ya que desde la época de Benito Mussolini y el término de la Segunda Guerra Mundial no había llegado al poder una opción que representará abiertamente la ideología que conocemos como fascismo a través de la agrupación política denominada “Hermanos de Italia” liderada por la joven política Giorgia Meloni quien ha resultado electa en una elección que se veía venir a su favor en la últimas encuestas y que el resultado de ese fin de semana lo confirmó en la urnas.

Georgia Meloni

Casi 51 millones de italianos fueron llamados a las urnas para ejercer su derecho al voto, en donde se eligieron 400 diputados y 200 senadores, legisladores que tendrán la facultad de determinar quien será el Primer Ministro que gobierne y lleve a buen puerto a un país en plena recuperación sanitaria y económica.

Hermanos de Italia es un partido que está íntimamente relacionado con la ultraderecha nacionalista de Italia, es considerado como neofascista y es una escisión indirecta del Partido de la Libertad identificado con el ex Primer Ministro Silvio Berlusconi de quien por cierto, la hoy electa fue parte de su gabinete ya que fungió como ministra de la Juventud.

La joven líder nacida en Roma en 1977, es considerada porfascista, comenzó su carrera desde los 15 años, diputada desde el año 2006, a sus 45 años de edad se convertirá en la primer mujer en ocupar el cargo de Primer Ministro, su llegada al poder, para varios sectores es preocupante ya que se le considera como un liderazgo disruptivo desde que fue líder estudiantil en Roma y fue identificada como admiradora de Benito Mussolini a quien se refería como un buen político, en el año 2020 fue electa como presidenta del Partido Conservador y Reformista Europeo, agrupación que coordina los trabajos de mas de 40 partidos de ultraderecha, lo que prendió las alarmas de muchos sectores que han luchado por sus libertades y que se sienten amenazados por este tipo de opciones políticas radicales.

Entre las promesas que llamaron la atención de un amplio número de votantes destacan la de recortar los impuestos principalmente a la clase media golpeada por las diversas crisis económicas, no dejar entrar a su territorio a los migrantes que cruzan el mediterráneo con el objetivo de llegar a Europa, quienes en su mayoría están huyendo de países en guerra o con economías fallidas, pero sin lugar a dudas lo que ha preocupado a los especialistas políticos es la probable salida de la Unión Europea para sustituirla por un nuevo ente.

Con estas y otras promesas y propuestas, que analizaremos en párrafos posteriores, Hermanos de Italia y Giorgia Meloni se consolidaron como la mayor fuerza política y electoral del país italiano obteniendo el 26.9% de los votos, muy por encima del 4% obtenido en la última elección donde la confianza de la gente fue muy modesta. Por su parte los partidos aliados, por un lado La Liga liderado por Matteo Salvini obtuvo un 8.8% y por otro lado Forza Italia controlado por su ex jefe Silvio Berlusconi obtuvo el 8.1% de los votos, sumando en total el 43.8% de la votación emitida, lo que les da un amplio margen para obtener la responsabilidad de formar gobierno.

Algo de llamar la atención es que Silvio Berlusconi se ha mantenido contra viento y marea y sigue tomando decisiones de gran calado a pesar de los escándalos que lo han perseguido a lo largo de carrera política, escándalos que van desde diversos fraudes, desvío de recursos públicos hasta corrupción de menores y violaciones sexuales que se habrían dado cuando organizó fiestas a las que asisten menores de edad; este famoso político se concentró en apoyar a Meloni a sabiendas que su partido no iba a quedar en primer lugar, ganándose así la confianza de los votantes que preferían una opción de centro derecha.

Estos resultados de alguna manera son inesperados, ya que se pensaba que los aliados de Hermanos de Italia lograrían más votos, lo que hace que Giorgia Meloni tenga la posibilidad de negociar desde una posición de fuerza y le da la seguridad de que ella encabezará la formación de un nuevo gobierno, la decisión en las posiciones administrativas más importantes y tener mano en todos los temas que pudieran dividir a la coalición como lo es la posición de Italia con Rusia o la salida de los italianos de la Unión Europea.

Aunado a lo anterior la ley electoral italiana le da ventaja a los partidos que logren formar alianzas o coaliciones antes de las elecciones, lo que lograron realizar las opciones de derecha, contrario a las opciones de izquierda que no lograron ponerse de acuerdo, por lo tanto los partidos que apoyarían a Giorgia Meloni tendrán derecho a mas escaños indirectos y con eso rebasaran el 50% necesario para formar gobierno.

Así, el llamado Partido Democrático liderado por Enrico Letta, quien representa los intereses de la izquierda y quien formó un frente junto con Europa Verde, Izquierda Italiana y Compromiso Cívico, solo pudo obtener el 26.1% de los votos lo que lo deja totalmente debilitado y sobre todo desmoralizado y con un alto grado de desagrado incluso entre sus propios militantes porque sus dirigentes no tuvieron la capacidad política para llegar a acuerdos con el llamado Movimiento 5 Estrellas liderado por Giuseppe Conte quienes obtuvieron el 15.4% de los votos y con quienes desde el inicio del proceso pudieron haber llegado a un acuerdo electoral que les diera más fortaleza para enfrentar a la opción ultraderechista, lo que muchos ciudadanos al día de hoy les reclaman.

Para muchos analistas políticos hay tres grandes perdedores luego de la jornada electoral, uno de ellos es Matteo Salvini de La Liga quien luego de un pírrico resultado ha sido encarado por los propios integrantes de su partido quienes le reclaman una vuelta a sus orígenes, Enrico Letta del Partido Democrático ha sido atacado por obtener un resultado mínimo histórico y por no tener la capacidad política de llevar a cabo una alianza con otros liderazgos importantes para contener el avance del neofascismo, por último Luigi de Maio quien se quedo sin escaño por no alcanzar los votos requeridos a pesar de ser ministro de Exteriores, lo que significa que el partido Compromiso Civil que el mismo fundó ha resultado un rotundo fracaso lo que deja al ex líder del Movimiento 5 Estrellas al borde del retiro político.

Al final, no hubo sorpresas en los resultados, ya que las encuestas marcaban un amplio favoritismo hacia la opción populista, en un país con un electorado harto, decepcionado y con un reducido interés en la política analistas ya vislumbraban en lo que terminaría este proceso electoral, sin embargo esta en duda lo que vendrá en los años venideros ya que Italia ha entrado en un vórtice desconocido que solo el tiempo dirá a donde llevara al legendario país.

Pero un tema que preocupa bastante es la baja participación de la ciudadanía ya que mas de la tercera parte de quienes tenían derecho a emitir su voto, es decir de los casi 51 millones de votantes con derecho a sufragar solo el 64% acudió, muy por debajo del 2018, en donde el 73% de los italianos participó en aquella justa electoral.

Giorgia Meloni creció políticamente de un momento a otro, en un contexto marcado por la pandemia de Covid 19 y los grandes estragos que dejo en la economía italiana, la alta inflación consecuencia de los altos precios de los energéticos que a su vez subieron espectacularmente debido a las sanciones impuestas a Rusia por entablar la guerra en contra de su vecino ucraniano en donde la nación Rusa determinó cortar los suministros de gas natural y otros combustibles fósiles que han generado una crisis económica en toda Europa, además de los altos precios de los alimentos, ya que Ucrania es uno de los países que mas productos agrícolas exporta a todo el mundo; por otro lado, el flujo de migrantes de países que se encuentran en conflicto y en pobreza extrema y que se trasladan por el mediterráneo llegando por las costas italianas en su paso hacia los países europeos han generado que la problemática económica incremente a niveles insospechados y que los odios raciales florezcan entre los pobladores de la región haciendo que los partidos radicales tomen mas fuerza.

Con un mensaje enfocado a proteger la familia tradicional, Dios, el cristianismo y el patriotismo y con propuestas como bajar los impuestos y las cargas fiscales, establecer el presidencialismo en lugar de seguir con el régimen parlamentario, luchar contra los grupos de presión para eliminar las que ella llama “teorías de género”, limitar el acceso al aborto, apoyar a Ucrania moralmente y despreciar a Rusia en la guerra que se lleva a cabo actualmente, además de seguir con sus acuerdos con la OTAN, renegociar con la Unión Europea su aportación de 200,000 millones de euros a su fondo de recuperación, reformas a su sistema de justicia y Poder Judicial, así como establecer políticas antiinmigrantes en contra de las personas que quieren llegar a Europa por sus fronteras, son algunas de las promesas que hicieron que Meloni creciera de forma vertiginosa y convenciera a muchos votantes de que era su mejor opción.

Además de todo lo anterior, Meloni fue la única política que siempre se manifestó públicamente contra las políticas económicas impuestas por Mario Draghi por casi 18 meses en los que gobernó, lo que le ayudó a sumar a los italianos que manifestaron su inconformidad por las acciones tomadas contra la pandemia pero sobre todo las políticas económicas que generaron que la inflación se fuera por los cielos y que los estragos de la guerra no hicieran más que incrementar la crisis.

En los últimos años Italia ha vivido periodos de inestabilidad política no vistos en otras democracias modernas, ya que en 76 años han tenido 68 gobiernos distintos que han durado en el poder en promedio 401 días, durante este tiempo 31 políticos italianos han ocupado el cargo de primer ministro, algo que prácticamente no ha pasado en ninguna otra democracia occidental, dando como resultado que la gran mayoría de los primeros ministros que forman gobierno no logren terminar su periodo que marca la ley respectiva.

Es necesario comentar que el fenómeno de los gobiernos populistas de derecha no ha sido atípico ya que en los últimos años y en países europeos como Hungría, Inglaterra, Polonia, Francia, Alemania y últimamente Suecia este tipo de opciones políticas han tenido grandes avances entre el electorado que busca otra forma de hacer política distinta a la ya conocida y tradicional, lo que para muchos representa un peligro para las democracias modernas y las distintas libertades que han sido ganadas con luchas a través de los años.

Este triunfo representa aire fresco y sobre todo cada día mayor solidez del ultraderechismo europeo, tan es así que el Primer Ministro de Polonia Mateusz Morawiecki, Santiago Abascal de Vox de España y funcionarios de primer nivel del gobierno húngaro de Viktor Orban no dudaron en felicitar públicamente a Meloni por su triunfo.

Pero no solo en Europa se vive este fenómeno, en países como Filipinas, Estados Unidos, San Salvador y Brasil la opción populista de derecha se ha hecho con el poder, lo que generado que sus poblaciones tengan profundas diferencias que han dado como resultado sociedades radicalmente polarizadas.

Después de estos resultados dieron inicio las negociaciones para garantizar que Meloni asuma el gobierno, ya que se ha confirmado el triunfo contundente de la alianza que ella encabezó, sin embargo pasaran semanas para que asuma el gobierno ya que las negociaciones implicaran tiempo, consultas entre los líderes de los partidos que la apoyaron y el Presidente Sergio Mattarella. Al cierre de este artículo el Ministerio del interior italiano informó que la alianza de derecha obtuvo 235 escaños de los 400 que se jugaron en la Cámara de Diputados contra los 80 de la coalición centro-izquierda, los 51 del partido 5 estrellas y 21 de Tercer Polo, coalición centrista.

Por el lado de la Cámara de Senadores la coalición de derechas obtuvo 112 contra los 39 que obtuvo la coalición de centro-izquierda, 28 senadores obtenidos por el Movimiento 5 Estrellas y los 9 de Acción-Italia Viva.

Podemos concluir que Giorgia Meloni inicia su mandato con una amplia legitimidad democrática que le dara la fuerza para poder llevar a cabo diversas reformas que prometió durante su campaña electoral, sin embargo, estará rodeada precisamente por sus aliados directos que son viejos políticos con experiencia probada que podrían ocasionarle diversos problemas con el objetivo de ser ellos quienes realmente gobiernen, además de que lo mas probable es que la oposición le ponga trabas para aprobar reformas que consideren radicales y esto puede generar una crisis de gobierno que de como resultado, lo que con extrema regularidad pasa en Italia, un voto de confianza que disuelva el gobierno.

Veremos si el discurso moderado que dio en los últimos días de campaña para obtener el voto de los partidarios del centro es una realidad o solo fue una estratagema para sumar a los votantes indecisos, de no ser así, Europa vivirá en la zozobra y es muy probable que los inmigrantes, los grupos sociales que menos tienen, los grupos de personas que practican una sexualidad no binaria, los grupos que defienden el derecho de las mujeres al aborto libre y otros grupos vulnerables terminen pagando las consecuencias de un gobierno que podría llevar políticas públicas que generen daños irreparables para muchas personas.

A nivel internacional Meloni podría aliarse con otros gobiernos ultraderechistas como son Hungría y Polonia y poner en jaque a las estrategias de la Unión Europea que buscan proteger los Derechos Humanos de los inmigrantes que huyen de la guerra y de las crisis económicas de sus respectivos países y que solo buscan un futuro mejor para sus familias, ya que podrán tomar determinaciones en conjunto con el objetivo de bloquear actividades, vetar sanciones contra estados que actuen en contra de los derechos más elementales e incluso obligar a que determinaciones comunes sean retiradas o dejadas sin efectos jurídicos.

Queda claro que la inestabilidad de los gobiernos que han tenido la responsabilidad de crear las condiciones políticas necesarias para llevar a buen puerto a Italia han dejado mucho que desear, lo que ha creado las condiciones necesarias para que el populismo de derecha y en este caso el neofascismo se hayan implantado en el imaginario colectivo italiano teniendo como consecuencia la llegada al poder de Giorgia Meloni quien afortunadamente ha moderado su discurso justo antes de ser electa como Primer Ministro, veremos si esta nueva actitud es real o si solo fue una estrategia para llegar al poder y ya estando en él llevar a cabo las radicales reformas prometidas en campaña, lo que sería un fuerte golpe para una de las democracias occidentales mas importantes del orbe.

¿El fascismo regresa a Italia? Elecciones y sistema electoral italiano.

Artículo de Jonathan Chávez Nava para PoliticArte

Jonathan-minJonathan Chávez
Elecciones en Colombia 2022Elecciones en Colombia 2022. El cambio de paradigma.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te interesa