Justicia para Alan

Ápeiron por Roberto Donjuán 22 de octubre de 2020 Por Roberto Donjuán
Alan Francisco Ibarra Castillo era un joven de veintitrés años, padre de una niña de siete años, hijo, hermano, trabajador, con planes de emprender, muchos sueños por realizar y mucha vida por vivir.
Captura de pantalla 2020-10-22 a la(s) 15.25.31

Por: Roberto Donjuán  @Roberto M Donjuán E

El veintitrés de marzo del año pasado fue el último día que su familia lo vio con vida.


Alan en dicha fecha salió a una fiesta con conocidos y su familia jamás lo volvió a ver, estuvo desparecido por varios días, hasta que hallaron su cuerpo calcinado y días después se corroboró su identidad por medio del ADN.
No solamente se perdió una vida con tan horrible situación, también dejó un vacío grande en sus seres queridos que han luchado por esclarecer el crimen para que se le haga justicia; él y su familia son víctimas, aunque estemos acostumbrados a identificar únicamente al que sufrió directamente el delito como víctima, la realidad es que legalmente de acuerdo a la Ley General de Victimas su familia también lo es, cuestión que también por medio de la empatía podemos entender el porqué.

Desgraciadamente el dolor que provocó a sus seres queridos ese horrible acontecimiento, no ha terminado ahí, está presente y estará por el espacio que Alan ocupaba en sus vidas, lo mínimo que se podría esperar es que el Estado haga su labor en este caso y con ello les dé a los seres queridos de Alan algo de aliento y un poco de lo mucho que se les quitó, cuestión que hasta el día de hoy no ha sucedido, la familia de Alan ha tenido que enfrentar lo que enfrentan todas las víctimas día a día, que es la violación de sus derechos humanos por el mal funcionamiento de las instituciones encargadas de que se haga justicia.

Cuestiones tan inverosímiles como el hecho de que después de confirmarles la muerte de Alan por medio del ADN, emitieron un dictamen en donde describían a una persona totalmente distinta a él, dijeron el cuerpo era de un hombre de 58 años con un puente dental porque le faltaban piezas dentales, descripción física que no correspondía con la de Alan, lo que trajo consigo una falsa esperanza de que quizá seguía con vida y que fue quitada rápidamente con un “nos equivocamos en la descripción”.

Ha sido largo el peregrinar de su madre y hermano, por situaciones como ni siquiera poder acceder a la carpeta de investigación que al efecto lleva la Fiscalía General del Estado de San Luis Potosí, a pesar de ser víctimas y tener derecho a ello, también han presenciado otras irregularidades como el hecho de que han cambiado a ministerios públicos encargados de su asunto más de una vez.

Por tales circunstancias, la madre ha buscado todas las formas posibles para encontrar justicia para su hijo, desde acudir a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Victimas, donde igual han recibido un maltrato por no haber sido tratados como se debe, por cuestiones tales como no informarles a qué tienen derecho por su situación y a darles el apoyo que requieren de forma diligente, ya que dicha Comisión está obligada a ello, el apoyo que han obtenido ha sido a cuentagotas y prácticamente casi a la fuerza, su madre tuvo que hacer huelga afuera de dicho organismo para ser tomada en cuenta.

Lo mismo le ha pasado con la Comisión Estatal de Derechos Humanos al buscar apoyo, ha recibido en un principio todo menos eso, ni siquiera una asesoría buena en el tema, por ello y ante tal desesperación la señora acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos donde ella y otra víctima tenían cita con la titular Rosario Piedra Ibarra, la cual ni siquiera se dignó a recibirlas pese a ir de tan lejos, con el pretexto de que ella no era competente para conocer su asunto, por ello es que decidió quedarse en esa institución hasta que la oyeran, de ahí otras personas se unieron a su causa y también por las propias y tomaron la CNDH por lo mismo, lo cual fue noticia nacional, muchas de las otras personas que se unieron desvirtuaron la lucha que la señora trae a cuestas y la de otras víctimas, ya que desafortunadamente en medios fue opacada dicha lucha por los destrozos que hicieron algunas de las personas que acudieron, por lo que, tomó más relevancia el vandalismo y no la lucha de las víctimas contra el sistema omiso e injusto.

La madre de Alan ha buscado por todos los medios justicia y ha estado en pie de lucha pese a padecer enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes, inclusive ha buscado al Presidente de la República por medio del Delegado del Gobierno Federal en el Estado, cuando López Obrador visitó la entidad de San Luis Potosí le dio aparentemente la orden en público al delegado en cuestión de que le agendara una cita con ella, pero hasta el día de hoy no lo ha hecho, ni siquiera le ha recibido personalmente en la “Delegación del Bienestar” donde él se encuentra.

La madre de Alan ha evidenciado muy bien al sistema y su poca eficiencia, ha tenido que hacer cosas extraordinarias para obtener tan solo un poco de atención de las instituciones que se supone están para servir, ella es ejemplo de amor y lucha en la búsqueda de justicia para su hijo, en un país donde no la hay, un país donde el Estado ignora los derechos de los gobernados, el castigo es visto como idea antigua para hacer justicia porque no es rentable económicamente para los gobernantes, pese a estar reconocido como parte de los derechos de las víctimas en una ley que relativamente es de nueva creación (artículo 7, fracción XXVI de la Ley General de Víctimas), pero ignorada como si no existiera porque los derechos de las víctimas son letra muerta.

Agradezco infinitamente a la señora Silvia Castillo madre de Alán y a David Alejandro hermano de él, que me compartieran su historia para yo poder contar un poco de ella. De verdad espero pronto hallen la justicia que merecen Alan y ustedes. Todo mi apoyo, respeto y admiración para ustedes.

Copia de Blanco Negro Sencillo Profesional Salud Tarjeta de Visita (3)

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar