Pacto Humanista

Pacto Humanista - Jo Valdés 28 de octubre de 2020 Por María José Valdés
Humanizar la Docencia en tiempos de Pandemia.
Captura de pantalla 2020-10-28 a la(s) 17.26.01

Por: María José Valdés   @Marijose valdes

La pandemia por COVID-19 trajo a mi vida profesional, entre otras cosas, la oportunidad de convertirme en docente universitaria. Ha sido uno de los retos más fascinantes y comprometedores de mi carrera profesional pero que también me ha permitido conocer una realidad adversa de nuestro país; la educación y el acceso a la tecnología.
 
En nuestro país en materia de educación superior solo tres de cada diez jóvenes mexicanos logran estudiar una carrera universitaria, realidad que nos compromete a todos dentro de los sistemas de educación estatales a abrir oportunidades de desarrollo pleno del conocimiento como una garantía futura de bienestar. 
 
Sin embargo, la pandemia nos hizo percatarnos que aún con la intención, no basta con garantizar las clases virtuales para que los alumnos continúen con su educación sino que esto trasciende más allá de la docencia y vuelve de nuestra labor un trabajo mas humano y de empatía.
 
Hay situaciones que como docentes no podemos ignorar como las dificultades que viven nuestros jóvenes universitarios. La mayoría de mis alumnos no solo cumplen con su rol como estudiantes sino que también son proveedores económicos de sus hogares, muchos no cuentan con un acceso a internet y otros tantos con una computadora personal para realizar sus trabajos o mínimo tomar sus clases.
 
La docencia dejó de ser únicamente dar cátedra de nuestra asignatura en horario laboral. Se amplió en el aprender a usar las nuevas plataformas y en volver accesible la educación a distancia para todos, muchas veces resolviendo dudas en la madrugada o en desveladas preparando clases. A veces no es únicamente conectarse a una videollamada, es también abrir un espacio de la intimidad de tu hogar y coordinar tus horarios familiares para poder dar adecuadamente tu clase. Sin duda la pandemia cambio la forma de enseñar, pero también creo que esta siendo una buena oportunidad para darle un sentido mas humano y de innovación.
 
En ocasiones solo se requiere un mensaje de aliento para que tus alumnos encuentren la motivación para no desertar sus estudios, otras tantas nos involucra un contacto mas personal de escucha y consejería, otras en exigencia pero también de empatía. Quizá es ahora una pantalla la que nos separa que que nunca más sea la solidaridad y el acompañamiento. 
 
La docencia, es sin duda, un parte de mi brega de eternidad porque no solo encontré en dar clases una vocación sino también en cada uno de mis alumnos la motivación para ser una mejor persona pero también el compromiso de ser una buena profesional. 
 
Dedico esta columna a mis queridos alumnos, que me enseñaron que aun en medio de la crisis la educación es y seguirá siendo la mejor inversión del por venir. 
 
En este barco de la educación, todos somos parte de la misma tripulación; nosotros como docentes tenemos la misión de llevar a buen puerto el conocimiento que le brindamos a nuestros alumnos y ellos, en exigirse lo suficiente para aprender a remar solos.
 
Mi respeto y profunda admiración al cuerpo docente y a la dirección académica de la Universidad Politécnica de Cuautitlán Izcalli por su invaluable labor a favor de las futuras generaciones de jóvenes profesionales. Hoy mas que nunca México nos necesita unidos y fortalecidos para salir adelante. 

10

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar