En la primera línea

Horizonte - Ana Matán 09 de febrero de 2021 Por Ana Matán
Columna Horizonte de Ana Matán para PoliticArte
HORIZONTE - Presentación-min
Ilustración de Ana Matán

Y sin claudicar aceptaron el tormento, sabedores de que lo mejor está por venir. 

Desde que inició la tan nombrada pandemia, la vida ha cobrado para muchos otro sentido y valor, más para aquellos que han atravesado una situación muy complicada y se han visto al borde de la muerte o para quienes sufren el dolor de una pérdida. Sin embargo, a lo largo de todo el año y concretamente esta semana celebramos a personas que luego de una vida digna y una muerte heroica son recordadas por el ejemplo de la vivencia de sus virtudes.

Hablar de la muerte y del martirio no es cosa fácil. Se narra en un contexto de cuestionamientos, sufrimiento, dolor y persecución; surge en medio de acontecimientos sociales, políticos, psicológicos y religiosos. 

El mártir no se da en la soledad, sino por el empuje de sus seguidores y la oposición que muestra resistencia a sus convicciones. Los martirólogos coinciden en que el sufrimiento es un aspecto importante en el desenlace de la vida de los mártires, quienes no dudan en aceptar ningún padecimiento pues es ofrecido por su fe, Dios y sus creencias.

Los hagiógrafos destacan el impacto social de la vida de los mártires, pues a raíz de su muerte surgen manifestaciones, procesiones y agrupaciones que piden favores, es decir, la misma intercesión del proclamado mártir.


Testimonios que arrastran

“Nunca había sido tan fácil ganarse el cielo” afirmó José Sánchez del Río, niño michoacano quien al grito de “Viva Cristo Rey” aceptó entregar su vida antes de renunciar a su fe. A pesar de su corta edad (14 años), Joselito se unió a “los cristeros”, quienes desde 1926 se organizaron en defensa de su fe. Ya en el enfrentamiento, este niño nacido en Sahuayo cedió su caballo a Luis Guizar Morfín, el entonces jefe cristero. Por tal motivo, fue capturado y obligado a caminar sin sus plantas de los pies, las cuales le fueron arrancadas para torturarlo y orillarlo a claudicar. Sus restos se encuentran en la parroquia del Sagrado Corazón de Jesús en Sahuayo, Michoacán. Cada 10 de febrero recordamos su vida como un aliciente para todos los jóvenes que buscan un modelo de vida, más allá de los múltiples influencers que van surgiendo en las redes sociales.

En la primera línea-min

Otro testimonio valioso es el del norteño y primer santo Chihuahuense, Pedro de Jesús Maldonado quien al igual que Joselito fue despojado de su vida de una manera violenta. Fue en 1937 cuando Pedro Maldonado sufrió una severa golpiza en Santa Isabel, Chihuahua, al día siguiente (11 de febrero) dio su último aliento. Al momento de su captura el Padre Pedro traía su relicario, uno de sus verdugos le dijo: “cómete esto” así se cumplió su deseo de recibir la Eucaristía antes de morir.

Personajes hay muchos, como el recientemente recordado Felipe de Jesús, protomartir mexicano. Sean ellos, ejemplo de lealtad a sus valores y de una fe inmarcesible a pesar de las circunstancias, ya que como dice una frase muy popular: “las palabras convencen, pero el testimonio arrastra”.


Héroes de nuestro tiempo

En nuestros días hablar de martirio no implica irnos muy lejos, basta voltear y ver a todos aquellos que día a día se levantan y luchan por tener un mejor país. Un ama de casa que se esfuerza por darle lo mejor a sus hijos, un padre de familia que sale a trabajar, maestros, personal de limpieza, repartidores, médicos que ponen en peligro su vida y que sin dudarlo se arriesgan y están “en la primera línea”.

En fin, sin lugar a dudas somos más los que queremos vivir mejor, los que aspiramos a algo grande. Sigamos dando cada día lo mejor de nosotros para construir juntos una mejor sociedad, para encontrar en el horizonte un panorama de esperanza.

Fotografía - Ana Matán - Ana MatánAna Matán

Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar