Las novelas distópicas y la realidad de hoy.

Laboratorio Político 15 de febrero de 2022 Por Tribu PoliticArte
Ciudad de México a 15 de febrero de 2022
Distopía. The Digital Artist en Pixabay
Distopía. The Digital Artist en Pixabay

“El bien para toda la humanidad debe ser
que cada uno pueda ser feliz al máximo,
con la garantía de que su felicidad
no disminuirá para nada la de los demás.”
 
Aldous Huxley

“Se acabaron los poetas bohemios, aquellos genios miserables que parecían protestar eternamente contra el orden establecido; ¿quién podía quejarse de una organización que mataba la personalidad de la gente y proporcionaba al público la cantidad de literatura a la medida de sus necesidades?”
 

Julio Verne.

Por: Jonathan Chávez Nava
 
 
A lo largo de la historia de la literatura universal infinidad de escritores han echado a volar su imaginación y han vislumbrado diversos acontecimientos que a lo largo de los años se han vuelto realidad, este tipo de obras que denominamos distopicas muchas veces nos ha dado una guia de lo que podría pasar con las generaciones venideras.
 
Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española el concepto “distopía” se refiere a la representación ficticia de una sociedad futura de características negativas causantes de la alienación humana, es decir una sociedad indeseable para el ser humano que podría hacerse realidad en el futuro cronológico o en un universo ficticio creado por la imaginación de algún escritor, dicho sistema futurista implica una sociedad cerrada, sin libertades, un control excesivo de los ciudadanos y una estructuración de la sociedad sumamente rigída.

En el siglo pasado, este tipo de obras fueron utilizadas por varios autores como un reclamo en contra de los regímenes autoritarios que empezaban a germinar en la etapa post Primera Guerra Mundial, que se consolidaron en la etapa pre Segunda Guerra Mundial y durante la misma conflagración y que se mantuvieron durante la etapa de la Guerra Fría; si bien es cierto que en su mayoría fueron relacionadas por los lectores con lo que acontecía en la Unión Soviética, Italia o Alemania, también lo es, que este tipo de comportamientos narrados en estos libros podrían encuadrar en cualquier otro régimen con características autoritarias sin importar el espectro ideológico ya sea de izquierda o de derecha, al fin y al cabo la distopía es un fenómeno que vuelve la espalda a la utopía y proyecta escenarios futuros con un toque de realidad en el presente. 

Uno de los rasgos que caracteriza a las novelas con contenido distopico es que el escritor utiliza las crisis económicas, políticas, medio ambientales y sociales de su actualidad y las mezcla con probables escenarios futuristas que predicen un control social a través de la imposición de determinada ideología utilizando los avances científicos y tecnológicos para así coartar la libertad de los ciudadanos. 
 
Autores de la talla de Julio Verne, Yevgueni Zamiatin, Aldous Huxley, Philip K. Dick, George Orwell, Ray Bradbury y mas recientemente Ken Liu, solo por mencionar algunos, han dedicado varias de sus obras a anticipaciones del futuro. Por razones de espacio en este pequeño ensayo comentare cuatro obras clásicas de este genero literario: Paris en el Siglo XX de Julio Verne, Nosotros de Yevgueni Zamiatin, Un Mundo Feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell. 

Julio Verne es un escritor francés que fue ampliamente reconocido a finales del siglo XIX e inicios del siglo XX y es uno de los autores más importantes del género de la Ciencia Ficción y de las novelas futuristas; es autor de la serie de novelas que denominó “Viajes Extraordinarios” famosas por contener algunas de las obras más importantes de su género: “Cinco semanas en globo” publicada en 1863, “Viaje al centro de la tierra” que vio la luz en 1864, “De la Tierra a la Luna” del año 1865, en la cual el autor se adelanta mas 100 años a su tiempo y a lo que el mundo vería en 1969 cuando el astronauta norteamericano Neil Armstrong pisó la Luna por primera vez en la historia de la humanidad, “Veinte mil leguas de viaje submarino” disponible para los lectores en 1870 y en donde su visión nos adelanta la construcción y utilización del submarino, “La vuelta al mundo en 80 días” de 1872 y “La isla misteriosa” de 1874, todas ellas describiendo un mundo tecnológico y con grandes avances a favor de la humanidad, en las cuales a través de las aventuras de diversos personajes a los que Verne da vida, nos adentran a un futuro próximo y a una tecnología, que en la mayoría de los casos, años después el ser humano pudo y puede disfrutar en la actualidad. 

Julio Verne Tecnología-min
Julio Verne

Julio Verne también es autor de la novela “París en el siglo XX” la cual estuvo perdida durante decadas, pero la correspondencia con su editor Pierre-Jules Hetzel, quien en su momento la rechazó y le aconsejó que siguiera por otro camino, confirmó su existencia, es así como en 1989 un bisnieto del autor la descubre en un ático abandonado y en 1994 es publicada a casi 100 años de la muerte de su creador. Resulta curioso que a pesar de las fuertes críticas de su editor en contra de ese manuscrito el autor lo conservara, no lo destruyera y que saliera a la luz muchas décadas después, casualidad? Destino? Nunca lo sabremos. 
 
Esta obra es una novela que nos presenta un futuro distopico y es considerada como una de las primeras de este genero literario, por cierto muy rara en este autor ya que en la mayoría de sus escritos fue un impulsor de la tecnología al servicio de la humanidad, sin embargo especificamente en París en el siglo XX Verne hace una feroz critica contra el industrialismo, las maquinas y la burguesia que a través de la industrialización excesiva y rapaz habia afectado directamente a las clases sociales mas vulnerables de Francia.
 
Esta novela transcurre en el año 1960 y nos cuenta la historia de Michel Jérôme Dufrénoy quien en ese año es galardonado con el “Premio de la Sociedad General de Crédito Instructivo” por sus aportes al área de la Literatura, sin embargo en un mundo dominado por las Ciencias Exactas, como la ingeniería, la economía, las matemáticas, las ciencias naturales y otras relacionadas que aportan conocimientos al desarrollo tecnológico, las ciencias sociales y humanistas han perdido interés entre los ciudadanos y en lugar de generar simpatías provocan burlas. 

Este personaje vive en un mundo donde ya no existen las obras literarias de Victor Hugo, Balzac, Musset o Lamartine, estos autores han sido olvidados y desterrados del imaginario social, lo que se escribe está controlado por el estado, solo existen géneros inventados por funcionarios y burócratas: alta comedia y comedia; vodevil; drama histórico y drama moderno; ópera y ópera cómica; revista, fantasías y temas oficiales; un lugar donde los banqueros, tecnócratas, científicos e inventores dominan al colectivo ciudadano, dejando un lado la parte humana de la sociedad convirtiéndola en un ejército de máquinas que ya no desarrollan sentidos éticos, morales y mucho menos humanistas. 

Desafortunadamente en nuestra época actual esto se ha vuelto una realidad y vemos cómo las ciencias sociales y las humanidades cada día van perdiendo más y más interés entre los jóvenes y materias como la robótica, la inteligencia artificial, la ciencia de datos, la informática y otras afines, hoy son más y más requeridas y estudiadas. 

Reseña "EL AROMA DEL TIEMPO" de BYUNG CHUL HAN


La importancia de esta obra reside en que nos refleja un futuro donde Verne ve claramente lo que gracias a la tecnología sucederá en solo unos años, donde la sociedad se encuentra masificada, hipertecnificada y estatisada, donde los números y la tecnología han vencido a las letras y a la filosofía, donde si bien es cierto el progreso tecnológico engrandece y facilita la vida de ser humano, también lo es que este se vuelve esclavo de esa misma tecnología llegando a depender solamente de sus avances para poder sobrevivir. 

Yevgueni Zamiatin es un autor ruso que nació en 1884, fue ingeniero naval y se sumó a los Bolcheviques adhiriéndose a los esfuerzos de la Revolución Rusa, por lo que vivió en una época agitada y no falta de diversidad de temas en los cuales enfocar su escritura; fue detenido en dos ocasiones, desterrado a Siberia y de esas experiencias logró escribir dos de sus obras: El Provinciano y En el fin del mundo.

Pero es su novela “Nosotros” de 1920 la que lo colocaría como uno de los grandes autores de temas futuristas y distopicos de su época, aprovechando la situación política, económica y social que se vivía en esos años este autor escribe una magna obra que se considera precursora de libros como Un Mundo Feliz y 1984 que más adelante abordaremos. 

Zamiatin vivió en plena guerra civil rusa que se generó entre Mencheviques y Bolcheviques, una era convulsa donde su país tocaba fondo, donde las escuelas, centros educativos, culturales y literarios habían cerrado y que terminando las batallas fueron abiertos nuevamente pero dejando una herida cultural que aún no termina de cicatrizar. 

Esta novela nos narra la historia de un país gobernado por un Estado Único, controlado por un llamado Bienhechor, quien somete a los hombres y coarta todas sus libertades, donde el individuo deja de ser el mismo para convertirse en un número el cual lo deshumaniza, en una parte de una maquinaría humana que solo trabaja sin poder satisfacer sus necesidades psicosociales, familiares ni de ninguna índole espiritual; en este Estado Único el “yo” se ha extinguido dando paso a una nueva era de un “nosotros” donde la persona ya no tiene su espacio, donde todos están a la vista de todos, donde la ciudad se ha construido de cristal, donde todos visten igual, se alimentan igual, en donde el estado toma en sus manos a los hijos nacidos de sus números-ciudadanos. 

Uno de los personajes principales es un ingeniero denominado D-503 dedicado a construir naves intergalacticas que son utilizadas para viajar a otros mundos y así compartir la ideología del Bienhechor, sin embargo comete el “error” de enamorarse de I-330, ya que en este estado el amor significa rebelión y el instinto sexual significa libertad, es así como el autor nos describe la sociedad donde se desempeñan sus personajes quienes al final de la historia no salen victoriosos, ya que el Bienhechor descubre lo que para él es una agresión al estado y decide realizar una masiva operación quirúrgica en el cerebro de sus gobernados para extirparles la fantasía y la imaginación, debido a esto D-503 renuncia al amor de I-330, quien es ejecutada por la Máquina del Bienhechor, sin embargo siempre existirán insurrectos que seguirán luchando por la libertad y en contra del estado autoritario.   

Queda claro que el resultado de este experimento utópico es terrorífico y es totalmente compatible con estados autoritarios de la época del autor como lo era la Unión Soviética e incluso con estados autoritarios y autocráticos actuales como lo son algunos regímenes de Medio Oriente y Corea del Norte. 


Quien haya leído un Mundo Feliz de Aldous Huxley y 1984 de George Orwell le quedará claro al leer las líneas anteriores que sus obras fueron plenamente influenciadas por el libro de Zamiatin, el tipo de estados que describen los dos autores son autoritarios, controladores, hiperestatizados, la sociedad está dividida ya sea en castas o en algún tipo de numerología tal como lo hace el autor ruso, de igual manera la tecnología ya no se pone al servicio de la humanidad sino del ente gobernante, ya sea el Estado Mundial, el Bienhechor o el Big Brother; en Nosotros se vive en un estado de hiperindustrialización e hipertecnologización, de la misma manera que se vive en los mundos distopicos de Huxley y Orwell. 

Cabe destacar que este autor fue perseguido político en la propia Unión Soviética por el dictador Joseph Stalin, sus novelas y obras fueron prohibidas y en Rusia fueron publicadas hasta la caída de su régimen. Máximo Gorki, gigante de las letras rusas y cercano al régimen comunista le ayudó a dejar su país y escapar de la persecución así como lo hizo con cientos de escritores sovieticos. 



En un Mundo Feliz de Aldous Huxley el escritor inglés nos narra otro escenario distopico, el cual fue retomado y utilizado  políticamente para explicar las conductas de los regímenes autoritarios que se encontraban ideológicamente dentro de la izquierda o dentro de la derecha. 

Al Igual que Zamiatin, Huxley vivió años convulsos, como los estragos de la Primera Guerra Mundial, el florecimiento económico de la década de 1920, así como la crisis económica de 1929, lo que generó un pesimismo que se vio reflejado en su Mundo Feliz. 

La novela narra como el descontento ciudadano se va sofocando con una hipercomunicación, tecnología de punta, biotecnología y una estatización férrea que controlaba a la ciudadanía pero que a su vez la mantenía conforme con el régimen y sobre todo estaba contenta con su propia esclavización a través de una medicación suministrada por el estado denominada Soma a cada uno de sus ciudadanos.  Aldous no se opone al progreso, pero teme que esta tecnología pueda controlar a los ciudadanos y coartar su libertad individual en el futuro.

Los humanos creados a través de la tecnología moderna, la modificación genética y la realidad virtual, son temas que se destacan, ya que hoy en día estamos en una era donde estos avances tecnológicos son una realidad y en países como China ya se están utilizando; todo parece indicar que en un futuro muy cercano algunos métodos genéticos como el  CRISPR, técnica que pega y corta el ADN humano para modificar genes, podría ser utilizado para controlar y eliminar enfermedades que afecten al ser humano desde antes de su nacimiento, pero también puede ser utilizado para realizar ingeniería genética encaminada a fabricar bebés con ciertas características provocando que quienes tengan mas posibilidades economicas puedan tener hijos mas sanos, mas fuertes e incluso mas inteligentes que los hijos cuyos padres no tengan el mismo poder adquisitivo dando como resultado nuevas clases sociales e incluso nuevas razas humanas. 

Esta novela transcurre durante la llamada Era Fordiana, donde la biotecnología produce seres humanos en serie que son diseñados con características específicas para cumplir funciones asignadas por la autoridad invisible aunque presente en todos los ámbitos, todos se integran a una gran cadena de ensamblaje que ha sustituido a la familia como núcleo social. Al igual que Zamiatin el autor clasifica a los seres humanos con un esquema de tipo numérico: Alfa, Beta, Gamma, Delta y Epsilon. 

En el llamado Estado Mundial la gente es totalmente feliz, goza de libertad sexual, compra todo lo que le parece correcto, se entretiene con la realidad virtual y consume drogas (Soma) para sustraerse de su realidad cotidiana: “todas las ventajas del cristianismo y del alcohol; y ninguno de sus inconvenientes. Uno puede tomarse unas vacaciones de la realidad siempre que se le antoje, y volver de las mismas sin siquiera un dolor de cabeza o una mitología. Un solo centímetro cúbico cura diez sentimientos melancólicos...”, las personas ya no tienen que ser sometidas con la fuerza del estado ya que son controladas con la fuerza del placer, la libertad sexual está a planitud, todos pertenecen a todos, la reproducción natural es ya solo un mito, lo que hace al ser humano inconsciente de su autodominación ya que desde niño ha sido aleccionado a través de lo que Huxley llama métodos hipnopedicos y el reflejo condicional.

Por otro lado, existen los individuos que no se han sometido al control de este mundo y que viven a las afueras de las ciudades conservando sus costumbres, sus creencias y sobre todo su libertad real. 

Es el encuentro entre uno de estos “salvajes” y Bernard Marx lo que le da sentido a la historia, ya que luego de una charla entre estos dos personajes es que Marx empieza a tener dudas de la sociedad en la que vive e inicia sus cuestionamientos restándole toda la seguridad con la que hasta ese momento había vivido. 

Este autor fue duramente criticado por supuestamente defender una sociedad conservadora, sin embargo al leer la novela queda claro que contrario a lo que la crítica de aquel tiempo decía, el defendía la libertad plena de la persona, dándonos una cátedra filosófica de lo que significa el liberalismo. 

Un dato curioso en esta sátira distopica de los años 30 es la utilización de nombres de personas de renombre para caracterizar a ciertos personajes, por ejemplo tenemos a Bernard Marx, Polly Trotsky y Morgana Rothschild, Lenina Crowne, Mustafá Mond, Primo Mellon, Benito Hoover, Sarojini Engels, Herbert Bakunin, Darwin Bonaparte, entre otros. 



George Orwell es un escritor británico nacido en la India que ha sido reconocido mundialmente por dos obras: 1984 y Rebelión en la granja, novelas consideradas como férreas críticas en contra de los regímenes comunistas y totalitarios como el Estalinismo, el Nazismo y el Fascismo que asolaron a varios países del mundo durante y al término de la Segunda Guerra Mundial. 

george-orwell-g4cd099bfb_1280
George Orwell

Este escritor al igual que Zamiatin y Huxley vivió en una época convulsa no exenta de problemas políticos, sociales y económicos, incluso viviendo en carne propia los conflictos, en el caso de Orwell tuvo una importante participación en la Guerra Civil Española como militante y soldado además de reportero de los acontecimientos del lado Repúblicano, siendo herido en batalla, lo que lo animó a escribir otra de sus obras: “Homenaje a Cataluña” en la cual además de narrar algunas batallas también realiza una crítica muy certera sobre los medios de control comunicativo que realizan los líderes de tropas que eran controlados por los comunistas del bando sovietico. 

A partir de este tipo de experiencias es que Orwell se encamina y termina siendo defensor de lo que él llamaba socialismo democrático, doctrina que se contrapuntea con el comunismo, nazismo, fascismo y estalinismo, a partir de este momento es que se dedicará a combatir a todos los gobiernos autoritarios y totalitarios a través de sus obras y sobre todo de sus ensayos. 

En 1984 el personaje primordial es un trabajador común de nombre Winston Smith, quien como todo burócrata está inmerso en su mundo laboral en una área central del gobierno totalitario llamada Ministerio de la Verdad, donde su tarea principal es revelar la “verdadera historia” impuesta a los ciudadanos, la cual irónicamente cambia día con día, siendo una contradicción qué pasa desapercibida hasta que Winston inicia una reflexión en donde se da cuenta que está siendo manipulado junto con toda la población y empieza a descubrir una infinidad de mentiras que son dictadas por el Partido Único y que son impuestas a todo aquel que las escuche. 

Winston Smith emprende la difícil tarea de evadir al líder principal del estado, un ente que denominan el Gran Hermano, quien está inmerso en todas las actividades cotidianas de los gobernados, incluso está inmerso en sus propios hogares, donde ya no hay libertad de decir lo que se piensa, donde a todas horas se está siendo vigilado, donde la tecnología se ha usado para mantener a raya a todo aquel que se atreva a pensar distinto, esta vigilancia ya es parte de la vida cotidiana de todos, se convierte en un fragmento primordial de la vida diaria y ya no le causa conflicto alguno al vigilado; no pasa desapercibido que este escenario distopico no es muy distinto a la actualidad, en donde somos vigilados, escuchados e incluso vistos a través de nuestros propios celulares y del internet de las cosas, en donde de manera cotidiana compartimos nuestros datos, nuestras actividades, nuestra ubicación, nuestro estado de salud y miles y miles de datos que un ente invisible recolecta poco a poco y tiene nuestro perfil con nuestras preferencias, gustos y demás características que son utilizadas para vendernos cosas, controlar nuestras actividades, desviar nuestros gustos e incluso dirigir nuestras preferencias electorales. 

Como en el caso de un Mundo Feliz este personaje principal se enamora de una persona que se rebela contra el sistema, en esta obra se llama Julia y ambos emprenden una lucha en contra del Gran Hermano y del sistema en su conjunto; los dos emprenden la búsqueda de una escapatoria y encuentran a la “Hermandad” quienes se ostentan como los rebeldes contra el sistema, liderados por Emmanuel Goldstein, autor del “El Libro” el cual Winston lee con apasionamiento y credulidad absoluta, personaje que tiene ciertas características del Gran Hermano contra quien supuestamente se lucha, cuando creían haber encontrado el camino para acabar con el sistema descubren que han sido engañados y que el grupo del que ahora forman parte es una pieza fundamental del aparato represor estatal. 

La pareja es detenida y torturada, Winston pasa días y días en una celda y es constantemente aturdido con diferentes métodos que lo hacen perder la noción del tiempo, pasan y pasan los días, hasta que su hartazgo mental llega al límite y por fin el represor logra su cometido: 2+2=5.

 La resistencia de Smith, que incluso sorprendió a sus propios torturadores, ha sido derrotada y termina por aceptar que lo que dice el Gran Hermano es la verdad absoluta y qué hay que aprender a vivir con ello. Julia desaparece, fue torturada sin piedad, pasados los días se encuentran pero ya no se reconocen, son conocidos pero extraños, su amor ha sido asesinado por el sistema y se ha convertido en un amor hacia el único que el régimen acepta: el Gran Hermano. Ahora seguirán su camino y lo único que no será incierto en su vida desde ese momento será la circunstancia y la fecha de su propia muerte. 

Toda esta historia está ambientada en un mundo donde la manipulación mental, el intento de extinguir el lenguaje cotidiano, la educación totalitaria, el espionaje, el uso de la tecnología para controlar al individuo, la repetición ideológica por todos los medios, la manipulación neuronal y un sin fin de medios de control social, son cotidianos e incluso ya forman parte de la vida común de los controlados.  

Muchos analistas han considerado que George Orwell es el único visionario que pudo imaginar cómo podría ser nuestra época, sin embargo, como se ha comentado en líneas anteriores, el construye su relato inspirado en la situación que ya vivían los ciudadanos controlados a través de los regímenes totalitarios. Aunado a lo anterior y como ya hemos visto en párrafos atrás, su novela es coincidente en muchos sentidos con los trabajos de Zamiatin y Huxley, incluso Orwell anunció antes de iniciar con 1984 que se basaría en el libro “Nosotros” para construir su obra y adaptarla a la realidad que se vivía luego del término de la Segunda Guerra Mundial. 

En la actualidad se dice que estamos inmersos en un sistema Orweilliano y se han hecho extensas comparaciones con el gobierno del ex Presidente Donald Trump, tan es así que  al llegar al poder, las ventas de 1984 aumentaron 9,500%, cifra récord de ventas para un libro con temática política distipoca, no omito destacar que los críticos también han encontrado paralelismos entre el Gran Hermano y los dueños de las redes sociales que hoy controlan el imaginario colectivo en el ecosistema digital, mediante el cual hoy en día estamos siendo manipulados y controlados, a veces sin darnos cuenta y otras veces teniendo claro de lo que está pasando pero que no actuamos al respecto ya que estamos conformes e inmersos en este sistema que es parte de nuestra vida y que convive con nosotros como parte de nuestra familia, aunque ello implique una distorsión de nuestras necesidades, una distorsión del sistema democrático e incluso una distorsión de la sociedad en su conjunto. 

matrix-g54856ecdb_1920

Has intentado vivir sin tecnología una semana? Podrías?… 

Luego de haber expuesto brevemente estas cuatro magnas obras del género distopico, podemos concluir que estos escritores han sido realmente visionarios ya que nuestro mundo ha logrado crear seres humanos en probetas y ha podido modificarlos genéticamente con características especificas a la orden de mejor postor, los desarrollos de la inteligencia artificial avanzan día con día, logrando colocar a la tecnología por encima del humanismo, este desarrollo no ha tomado en cuenta al ser humano lo que está generando, por citar un ejemplo común, que a mayor avance tecnológico el número de empleos se vaya reduciendo afectando a las clases mas desprotegidas.

El progreso tecnológico, la inteligencia artificial, la ciencia de los datos y todo progreso cibernético puede tener dos aristas distintas, la primera es una mejoría en la vida del ser humano, por ejemplo con la manipulación genética se puede terminar con muchas enfermedades que hasta hoy son consideradas incurables extendiendo la calidad de vida de todo ser humano, ya no hay dolor, pero también esta misma tecnología puede tener serias consecuencias en la libertad individual; el internet de las cosas que controla prácticamente todas las actividades diarias que llevamos a cabo es una clara muestra y de hecho ya no tenemos el control de nuestras actividades, ya no tenemos el control de nuestros propios horarios, ya que esta tecnología poco a poco se ha ido apoderando de nuestras decisiones individuales y de nuestra libertad. 

Otra consecuencia funesta de los avances tecnológicos sin control es que al extenderse el promedio de vida de la población se generaría una sobrepoblación, se incrementarían los problemas sociales tales como la inseguridad, el hambre, la escasez de agua,  la falta de recursos económicos, la falta de recursos ambientales, contaminación, cambio climático, lo que en caso de no haber una planeación seria podría llevar al ser humano a su extinción.


Si luego de leer estas páginas te ha llamado la atención este género y te gustaría adentrarte en el, te recomiendo, además de las cuatro novelas comentadas, que leas:

Homo Deus del escritor israelí Yuval Noah Harari, en donde este autor nos adentra en diversas problemáticas que el ser humano empieza a vivir con los avances tecnológicos, desde la inteligencia artificial, la ingeniería genética, el internet de las cosas, las redes sociales y la ciencia de datos; en esta obra el autor nos señala que los llamados algoritmos lejos de ayudar al ser humano, en un momento determinado podrían evolucionar y junto con los avances en las materias en líneas anteriores mencionadas podrían hacerlo desaparecer y crear una raza tecnológicamente más avanzada y extinguirlo tal y como como lo conocemos ahora. 

El Zoo de papel del escritor Chino-norteamericano Ken Liu, uno de los escritores futuristas distopicos más reconocidos en la actualidad, nos adentra en un futuro imaginario a través de una serie de historias en las que utiliza la tecnología moderna más avanzada y revolucionaria, la exploración espacial futurista en donde el humano se adentra a un espacio aún no conocido, viajes en el tiempo a través de inventos de nuevas generaciones humanas e incluso como en el futuro podremos prolongar la vida tanto como tantos recursos económicos tengamos. De igual manera este autor nos adentra a mundos imaginarios y legendarios, donde si bien es cierto están llenos de fantasía, contienen muchos temas que en el futuro distante podrían formar parte de la vida cotidiana de la personas.

Jonathan-minJonathan Chávez

Tribu PoliticArte

Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar