La Torre de Babel, una división, un castigo.

«Construyamos una ciudad con una torre que llegue hasta el cielo. De ese modo nos haremos famosos y evitaremos ser dispersados por toda la tierra». Génesis 11:1-9

Tlacotepec Sierra de Guerrero

Estrechar vínculos siempre traerá beneficios. 
Dejando a un lado las convicciones personales, el unir fuerzas hace mas fuerte a quien participa, pero no siempre es visto así; hay quien pone ante todo intereses particulares o de grupo, sin hacer un análisis constructivo,  dejando a un lado el ser juicioso, y evitando el ser sensato. 
 
El análisis de la reciente decisión por parte del Presidente López Obrador de invitar a médicos cubanos a nuestro país para ejercer su profesión internándose en zonas rurales, no ha sido tomada a bien por la gran mayoría, no todos estamos siendo sensatos, creo yo, y a pesar de ser un tema bastante debatido, no se ha utilizado un dialogo sereno, solo hemos llegado a la creación de enérgicas protestas. 
 
En el tema, además del sector salud, están involucradas instituciones educativas, medios de comunicación, funcionarios públicos, partidos políticos; evidentemente toda una sociedad; todos por, y con un trasfondo muy amplio. 
 
Históricamente hablando podemos recordar fácilmente el año  del 2017, durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, donde el Doctor José Narro Robles, quien en esa entonces fungía como Director del Sistema Salud, tuvo un encuentro con quien en su momento era el Ministro de Salud de Cuba, para establecer convenios, sobre el control de medicamentos, entre otros temas, lo destacable de aquella reunión fue la admiración expresada por el Dirigente hacia el alto nivel de la atención primaria dentro de la Isla.
Como esta referencia existen otras, en diferentes sexenios, y con diferentes Direcciones, pero esta vez, la historia solo me sirve para aclarar mi punto principal y final: 
 
Está claro que la decisión que este mandato ha tomado, solo va a ser justificada por el presidente del país, y el medico Hugo López-Gatell, con una falta de médicos que quieran ejercer en zonas rurales, porque para ellos desmenuzar el tema implicaría dinamitar un conflicto publico por ideologías, tener que hablar de salarios, inseguridad y falta de recursos, es algo que no ha sido viable en ningún momento para este gobierno, pero  en este tema, en particular da lo mismo, porque con el transcurso de los días, los mismos médicos mexicanos, indignados con la decisión del presidente, ya se han encargado de alzar la voz. 
 
Este tema lleva más de una semana siendo expuesto, y peleado, se han dado ya sugerencias a manera de solución, que hasta subyace cualquier discusión. 
 
El indagar en el porque se han llegado a las circunstancias, de falta de recursos, o de inseguridad para los medicos, ya está de mas, a pesar de ser temas importantes,  de nada sirve solo enardecerse por la existencia de tales, menos si no se busca con esto una reestructuración del servicio que beneficie a quienes padecen el mal manejo de la situación. 
 
Esta vez, no culpo al gobierno de una decisión mal tomada, esta vez culpo al gobierno de una decisión mal recibida.
 
Nos estamos centrando en ver la profesión del medico como un recurso público, no como un servicio público,  me refiero a que la labor debería ser algo bien intencionado que busque siempre el servir; esto viéndolo desde un punto humanista, y no como un recurso que se puede explotar y deshumanizadamente lucrar.  
 
Tambien, creo yo, en este lapso de la administración está de mas hablar de - buscar  culpables, del origen de la falta de infraestuctura dentro del sector salud, sí, hay un evidente robo o “mal manejo” de presupuesto, pero de nada serviria ahora remontar, tendriamos que hacerlo a cuando se estableció que el Seguro Popular serviria para atender, particularmente a quien no tenia respaldo, porque en la actualidad, ya nadie está realmente respaldado. La conclusión sería lógica; por cuestiones inexplicables, se llego a un sistema, que perdió monetariamente, y por ende también se perdió la buena intención.  
 
Planteados puntos del debate, vuelvo al tema histórico, para llegar a mi punto principal y final; si en algun momento el unir fuerzas no fue mala idea para otros gobiernos, ¿Por qué ahora ellos mismos están en contra y criticando con bastante frenesí una decisión similar?  
 
La única respuesta que yo encuentro, es que, estamos tan divididos entre nosotros como sociedad dentro del país, que ya no vamos a permitir que nadie mas se nos una. 
El gobierno actual, ha logrado tanta enemistad que ya no escuchamos la historia pasada, y no vemos la doble moral actual, solo hablamos de bandos, sin dar espacio minimo a la divergencia.
 
Cuenta la historia biblica sobre la Torre de Babel;  Dios nos dividió  en distintos idiomas como un castigo.
¿Es posible que no un dios, sino ahora un cualquiera nos está castigando con una division interna como pais?

Ana Alamilla.
 
 

Bandera Vietnam ClaudiaUn año, una semana, ¿Una culpable?
discursoUn discurso político sin saliva.
Revocación de Mandato¿Por perdida de confianza? ¿Y si yo nunca confié en él?

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar