“La Psicopolítica. Neoliberalismo y nuevas técnicas de poder” de Byung Chul Han.

Laboratorio Político 24 de octubre de 2022 Por Tribu PoliticArte
Artículo de Jonathan Chavez
Foto de Meo en Prexels
Foto de Meo en Prexels

 “El poder inteligente […] no opera de frente 

contra la voluntad de los sujetos sometidos, 

sino que dirige esa voluntad a su favor. 

Es más afirmativo que negador, 

más seductor que represor.”  

Byung Chul Han

  

“La dificultad hoy en día no estriba en expresar libremente

 nuestra opinión, sino en generar espacios libres de soledad y 

silencio en los que encontremos algo que decir. 

Fuerzas represivas ya no nos impiden expresar nuestra opinión. 

Por el contrario, nos coaccionan a ello. 

Qué liberación es por una vez no tener que 

decir nada y poder callar, pues solo entonces

 tenemos la posibilidad de crear algo singular: 

algo que realmente vale la pena ser dicho.”

Gilles Deleuze 

Byung Chul Han es un escritor, analista político y filósofo alemán de origen surcoreano, considerado uno de los intelectuales más importantes de la actualidad, quien se destaca por sus críticas al neoliberalismo, al capitalismo, a la sociedad del consumo, a la hipertecnología, al exceso de transparencia y a las esclavizantes redes sociodigitales; mediante sus análisis ha realizado férreas críticas al sistema político, económico y social actual, lo que le ha generado gran protagonismo en los medios de comunicación, lo que de alguna manera resulta incongruente con su pensamiento, sin embargo la mayoría de sus conceptos y aproximaciones a los problemas que más aquejan a la sociedad ha generado que sus homólogos lo marquen como uno de los filósofos contemporáneos de mayor relevancia en nuestro tiempo. 

 

Nuestro autor basa su pensamiento en grandes personajes de la filosofía universal de la talla de Theodor Adorno, Immanuel Kant, Frederich Nietzsche, Karl Marx, Martin Heidegger, Michael Foucault y Gilles Deleuze, ya que Chul Han aplica las diversas formas de pensar y las ideas de estos gigantes a nuestra época de una manera, si bien es cierto, poco ortodoxa, también lo es que te anima al análisis y a la reflexión de como estas grandes mentes resolvían los problemas de su tiempo y sobre todo, te lleva a sintetizar sus enseñanzas que bien podríamos utilizar en nuestro día a día. 

 

“La Psicopolítica” es una de sus obras mas interesantes y que más llaman la atención de su público ya que Chul Han dirige su pensamiento crítico hacia las nuevas técnicas de control y esclavismo que utilizan el neoliberalismo y el capitalismo actual, entre las que destaca el acceso a la mente de los humanos a través de la tecnología digital y sobre todo por medio de las redes sociodigitales en donde el mismo individuo da entrada a su psique para que el sistema lo controle con conocimiento pleno del controlado; esta transparencia por parte del individuo a su yo interno es lo que nuestro autor llama hipertransparencia, mediante esta actividad es el propio individuo, a través de toda la información que proporciona al sistema de una forma unilateral, el que abre la caja de pandora en donde el principal afectado es el mismo. 

 byung

Este nuevo sistema de control interno se convierte en opresor, sin embargo no es un poder que domine al individuo a través de ciertas técnicas y tácticas violentas o coercitivas, la realidad es que el sistema utiliza la mente misma del individuo para que el se autodomine y se autoesclavice, es decir el hombre mismo se somete a sus propias cadenas psicológicas. A partir de que la persona cede e inicia una carrera contra el tiempo para dotar al sistema de su propia información este aprovecha para generar una relación de autoexplotación, por lo que el capital se sirve del propio individuo para exprimir su fuerza de trabajo a través de la misma información que el sujeto le proporciona. 

 

Es así como el filósofo nos hace reflexionar que desde su punto de vista la lucha de clases ya no se da en la sociedad misma, sino que se convierte en una lucha interna y personal, en donde la persona misma se somete y a su vez se siente culpable por la pérdida de su tiempo y sobre todo por alimentar al sistema que lo explota sin tener que aplicar fuerza represiva, lo que hace que el individuo reflexione sin poder desligarse de la situación por el mismo generada, teniendo como resultado que la culpabilidad crezca y que se sienta en deuda, lo que lo mantiene aún más ligado al sistema. 

 

En esta obra el autor nos habla del famoso panóptico de Jeremy Bentham que es un experimento que se generó en el siglo XVIII; se trata de una especie de estructura carcelaria que tiene como principal objetivo que quien esta a cargo de la vigilancia de ciertos reclusos pueda estar en una posición desde donde pueda observarlos sin que estos sepan que son observados. Bentham explica que el efecto mas importante de este experimento es que genera que el sujeto con el que se experimenta sea inducido a un estado consciente de visibilidad, ya que el sabe que lo están observandolo pero no sabe en que momento lo hacen y en que momento no, lo que genera que se reprima para no ser castigado. 

 

El llamado panóptico de Foucault, nos dice que hace pocos años, antes de la era de las redes sociodigitales el individuo es vigilado por cualquier otro individuo, quien puede ser o no representante del poder en si y este no saber si eres o no vigilado es lo que reprime al sujeto, es decir el hecho de que la vigilancia sea invisible y que el sujeto no pueda determinar si es observado o no hace que se contenga y que el poder haga su función principal: controlar al individuo. 

 

Actualmente el individuo ya no esta inmerso en ninguno de los panópticos mencionados, hoy el sujeto tiene la certeza de haberse liberado de coacciones externas y ajenas, se siente libre de toda represión de parte de otros, sin embargo ignora que esa coerción la ejerce el mismo y contra si mismo, a través de la imposición que ejerce su propia psique, ya que realiza actividades que forzosamente tiene que optimizar al máximo y que dependen del rendimiento que el mismo se impone. 

 

Hoy en día la libertad que tiene la persona le genera disciplina y por lo tanto coacción autoimpuesta que según nuestro autor nos podría generar largos periodos de depresión, el yo se somete a sí mismo y crea un nuevo sujeto que Chal denominada sujeto de rendimiento donde ya no existe un controlador ni un explotador externo, el propio yo se sujeta a su yo interno y termina siendo esclavizado por si mismo, convirtiéndose así en un esclavo voluntario de su propia razón.   

Byung analiza el neoliberalismo y da cuenta de como es un sistema demasiado eficiente e inteligente que esta diseñado para explotar la libertad, ya que entre más libertad cree poseer el individuo este sistema lo aprovecha y lo explota aún más, para el sistema este sujeto es mas eficiente y le da mayores rendimientos ya que no tiene la necesidad de explotarlo contra su propia voluntad, es decir, el capital acapara la libertad individual para su propio beneficio. 

 

Desde el punto de vista de este filósofo la lucha de clases se ha extinguido, ya que el individuo reúne en si mismo la característica de opresor y oprimido al mismo tiempo; el capitalismo actual convierte a la persona en empresario, la clase trabajadora explotada por elementos externos desaparece ya que el individuo se convierte en empresa y el mismo se explota y transforma estos elementos en una lucha interna consigo mismo. 


La sociedad se divide y se dispersa, ya que las personas se aíslan, ya no trabajan en conjunto y su necesidad de auto someterse y explotarse a través de los parámetros de rendimiento que el se impone genera que se separe de los otros hasta sentirse libre, pero en realidad se ha sujetado el mismo al propio sistema.  


Resulta por demás interesante lo que Chul Han comenta acerca de como el individuo que siente que fracasa en la sociedad actual se avergüenza de si mismo en lugar de cuestionar al propio sistema y es precisamente donde la inteligencia del neoliberalismo se aclara en su totalidad y da muestra de su eficacia para establecer el control sobre la sociedad y por lo tanto no deja que aparezca ningún dique que la contenga. 

Nuestro autor nos pide reflexionar y hacer un recuento de como al principio de la aparición de las redes sociodigitales se celebró como un espacio de libertad donde no se tenían limites, un espacio en donde los sujetos podían expresarse y sentirse plenos a través de sus opiniones, publicaciones y expresiones de distintos tipos, sin embargo con el paso del tiempo estas aldeas digitales se convierten en un espacio de control y vigilancia total. 

 

Es así como el panóptico de Bentham y el de Foulcault se convierten en un panóptico digital donde el sujeto es ultra vigilado y es explotado de forma despiadada, por lo que queda claro que el sistema ha aprendido a sortear los cambios y a establecer controles cada vez mas ferreos, donde la persona cada día se aferra mas a un autocontrol que se impone a si mismo, aunado a la vigilancia que el propio sistema digital realiza a quien utiliza sus plataformas. 

 

Sin embargo este tipo de control y vigilancia no es externo, ya que el residente del llamado panóptico digital se sujeta por si mismo al sistema, ya que el entrega sus datos de manera espontanea y sin ningún tipo de presión, violencia o coacción, la persona tiene una necesidad de hacerlo, una necesidad de entregar sus datos personales, una necesidad de reconocimiento del propio sistema, donde los “me gusta” se convierten en una herramienta de presión que se impone a si mismo. Es así, como el concepto de protección de datos personales pierde sentido y automáticamente se declara inexistente ya que el propio sujeto los abre a todos a través de sus publicaciones y su entrega unilateral de información.  

 

Con toda la información que se entrega, el llamado Big Data entra en acción y empieza a pronosticar comportamientos humanos, lo que da como resultado que en muchos casos el futuro sea predecible y pueda ser controlado por diversos actores que se adueñan de ese poder con el claro objetivo de someter al ciudadano de manera sutil, en donde la red de dominación echada a andar queda oculta, ya que el sistema no tiene la necesidad de la coerción o de la presión sino que es el propio sujeto quien proporciona las bases y los instrumentos para su propio sometimiento.  

En esta nueva era, contrario a los que pasaba con el sistema del pasado, ya no se nos impone un silencio, al contrario, se nos exige contar lo que hacemos día a día, se nos exige compartir lo que compramos, lo que vemos, en donde estamos, nuestros gustos de todo tipo, nuestros enojos, nuestras alegrías, nuestras frustracciones, deseos, es decir se nos exige contarle al sistema la totalidad de nuestra vida y es aquí donde el sistema inteligente se ajusta a nuestra mente y la somete pero sin coacionarla.  

Byung Chul Han nos dice que este llamado “poder inteligente” en lugar de coaccionar, seduce, en lugar de ser violento, es amable, dándonos así la confianza para entregar nuestra información y darle el poder de nuestros datos, creencias y pensamientos sin mediar presión alguna, todo lo contrario, el sistema se comporta amigable y accesible, lo que lo diferencia del capitalismo del siglo pasado que era prohibitivo y violento. 

Es así como llegamos al concepto de biopolítica que es, según este autor, el poder que se encarga del análisis de la “reproducción, las tasas de natalidad y mortalidad, el nivel de salud, la esperanza de vida” a través de los cuales el sistema nos sujeta a sus controles reguladores; esta disciplina no tiene la fuerza de entrar en la psique del sujeto por lo tanto no tiene el poder que tiene el Big Data el cual si tiene la cualidad de programarnos de forma individual y no solo eso, tambien puede realizar un psicoprograma colectivo, lo que le permitirá explotar al individuo en el momento que lo desee sin que este sea capaz de notarlo.   

 

Estos nuevos métodos de control son aplicados de manera eficaz y efectiva por el neoliberalismo dejando atrás al capitalismo, rebasandolo en detrimento del ser humano, la biopolítica queda obsoleta, ya que utilizaba el cuerpo de la persona para explotarlo y producir ganancias, sin embargo la actual forma de explotación ya no se da físicamente, sino que el sistema aprovecha nuestros pensamientos, sentimientos, entregas voluntarias de datos y la ultra transparencia interna para mantener el control sobre nosotros y exprimirnos psicológicamente hasta que dejemos de producirle ganancias. 


En este libro también se analiza la novela “1984”, obra que quizás es la mas conocida del escritor ingles George Orwell, en dicho análisis se destaca que el Estado vigilante o Big Brother con sus telepantallas, su violencia, torturas y presiones contra el individuo es totalmente distinto al panóptico digital actual, con el internet de las cosas y las grandes compañías controlando las plataformas de redes sociales, big data e inteligencia artificial, este método Orwelliano pierde vigencia, ya que actualmente no es necesario someternos a estos métodos coercitivos y violentos, el sistema ya no prohibe, ya no violenta, ya no tortura, ahora te controla a través de los “me gusta”, se nos obliga a introducirnos en la comunidad digital para así llenarnos de positividad mediante la técnica de obligarnos a comunicar y consumir, quedando claro que el sistema Orwelliano ha sido despojado de su vigencia ya que ha cedido ante la positividad de la era digital.  

Este nuevo sistema utiliza las emociones para aumentar el consumo de la persona, es así como a través del me gusta que le damos al amigo o al conocido el sistema nos introduce en su juego que necesariamente nos lleva al limite, el cual tiene como objetivo destruir la comunicación humana. Sin darnos cuenta nosotros mismos le hemos dado ese poder al sistema inteligente, cada palabra que introducimos a la red queda registrada, hoy, nuestra vida se reproduce en el espacio digital, el internet de las cosas hace posible un registro total de nuestra vida diaria, ahora el sistema no solo sabe lo que pensamos o hacemos, si no que ahora, incluso sabe que cosas usamos, que hacemos en nuestra vida privada, que tan buena es nuestra salud y últimamente, hasta nuestros datos biométricos.  

Por último quiero comentar cómo el autor analiza lo ocurrido en la elección estadounidense donde resultó ganador Donald Trump, como todos sabemos, a través de la empresa Cambridge Analytica utilizó los datos que los propios ciudadanos otorgaron a la red digital, con la utilización del Big Data este candidato pudo adquirir una visión integral de lo que deseaba el votante y a través de algoritmos inteligentes pudo hacerles llegar mensajes focalizados, personalizados y certeros; Chul Han nos dice que fue a través de esta estrategia que el ex candidato fue capaz de apoderarse, con la ayuda del poder inteligente, del comportamiento de masas a un nivel que nadie en ese momento fue consciente, lo que le permitió llegar sorpresivamente a la victoria.  

Cabridge Analytica

Llegado este momento podríamos sacar algunas conclusiones sobre lo que ha analizado nuestro autor, la primera es que estamos viviendo en una era en donde los datos están jugando un papel muy importante en el ecosistema social, el Big Data se ha convertido en un negocio millonario, en donde la materia prima mas importante la proporcionan los mismos sujetos que la consumen, nuestros datos son comercializados al mejor postor y son utilizados incluso en nuestra contra sin darnos cuenta, se han convertido en mercancía, lo que ha generado que estemos viviendo en una sociedad de clases digital, donde quien más datos aporta, más valor adquiere y quien no aporta estos el sistema lo desecha y lo convierte en basura.  

Por otro lado el autor conceptúa a la psicopolítica como un medio de dominación del neoliberalismo al cual nos sometemos voluntariamente, a través de la psique el sistema te controla mediante la información que uno mismo le otorga y que a través de las emociones positivas, que se vuelven una especie de droga, el sujeto caerá aún más en el entramado de dominación, ya que a través de la búsqueda de estas emociones, el sujeto es obligado sin coacción alguna a compartir sus experiencias diarias, a transparentar su vida y a entregar todo tipo de datos que serán utilizados para controlarlo y obligarlo a consumir, lo que al mismo tiempo generará que sea vigilado inconscientemente pero a su vez voluntariamente, el sistema inteligente ha logrado su objetivo: el control voluntario del ser humano. 

Jonathan-minJonathan Chávez
Reseña "EL AROMA DEL TIEMPO" de BYUNG CHUL HAN

Tribu PoliticArte

Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar