Mujeres en la política y el 8 de Marzo.  

Ríos de tinta - Ale Ríos 09 de marzo de 2021 Por Ale Ríos
Columna "Ríos de tinta" de Alejandra Ríos
Ríos de tinta-min
Ríos de tinta-min

@Rios_ale

Estos días se han dado discusiones polémicas sobre la militancia de las mujeres en algún partido político. Se ha tachado de incongruentes a muchas, específicamente a las militantes de MORENA por el sonado caso y las acusaciones en contra del candidato de este partido a la gubernatura de Guerrero; Feliz Salgado. 

He visto infinidad de publicaciones exigiendo la renuncia de estas mujeres o incluso, afirmando que si una mujer piensa no debe darle el voto a MORENA; pero tengo que confesar que no me parece la manera de comunicar. 

Para nadie es un secreto lo nefasto que ha sido el Gobierno Federal, no entraré en detalles pero siempre he sido crítica de la manera de hacer política y de la manera en que se ha llevado el país. Sin embargo, el exigir una renuncia a una militante a un partido me parece caer en el mismo nivel de debate poco profundo de quienes nos quejamos, y peor aún, afirmar que una mujer pensante no tendría porque darle un voto a MORENA, me parece un insulto más, y nada distinto a los de enfrente. 

Es gravísimo que subestimen el quehacer político de una mujer, pero es mas grave hacer como que “no pasa nada”.

Han insistido tanto en normalizar ciertas actitudes y acciones que incluso el que hacer político se ha prestado a ese “rol” diciendo que la política es cosa de hombres, pero cada vez existen más movimientos de mujeres, mas candidatas, mas mujeres queriendo participar.

Hablar de participación y de mujeres es hablar de derechos humanos, el aspirar y estar en cualquier cargo político es un tema de ejercer nuestras libertades y eso jamas debería estar a discusión,  ¡Jamás! 

Sin embargo, el llegar y abrirnos paso en la política ha tocado fibras sensibles de quienes no nos quieren en estos espacios. 

Pocas personas lo dicen, pero cuando una como mujer decide ser candidata, alzar la mano o aceptar algún cargo, es asumir que serás cuestionada, que te van a criticar, que dirán muchas cosas de ti, que se preguntarán ¿Cómo llegaste? que muchas veces se atreverán a decir “llegó porque tenía que ser una mujer, es cuota”; Lo anterior es parte de “micromachismos” que además nuestra historia esta llena de ellos.  

En el 2014 con la reforma política electoral se dió espacio a las mujeres con una cuota obligatoria en el poder legislativo de 70%-30%, posteriormente 60%-40% y finalmente en el 2015 se dió 50%-50%. Es un precedente, sin embargo, no es suficiente y no lo será hasta que acabemos con prejuicios y con roles de machismo, cuando dejemos de normalizar conductas y decir “no pasa nada”, hasta que dejen de vernos como una “Cuota política” porque las mujeres somos mucho más, se necesita un proceso de concientización que sepan que votan por nosotros no por ser mujeres, sino por que somos personas capaces, inteligentes, trabajadoras y por ser quienes somos. 

También, un tema que nadie toca son las sanciones dentro de partidos políticos, el proceso de selección de candidaturas en los partidos deben ser fundamental para abrir espacios a las mujeres, debe existir una inclusión desde lo interno, antes de pensar en una elección se debería pensar en los filtros para que las mujeres tengan la misma posibilidad de competir y ganar que los hombres. Se debe analizar los distritos electorales y dividir conforme a equidad de género, que fácil es poner a las mujeres en distritos sin rentabilidad política con tal de dar un discurso electoral de “Igualdad e inclusión”.  Todo mundo da discursos de equidad de género, pero son las acciones las que hablan. 

El día de ayer se conmemoró el día internacional de la mujer. Entre protestas, marchas y exigencias se pidió justicia afuera de Palacio Nacional, donde el Presidente López Obrador, por supuesto, no Estaba. 

Muchos han sido críticos de las maneras de protestar, en lo personal, no me atrevería jamás a juzgar el dolor de una persona, el perder a una hija, a una madre, a una hermana y la manera en que podríamos reaccionar. El dolor nos hace reaccionar de distantes maneras y el querer justicia y ser escuchadas obliga a salir de las protestas pacíficas. Los cambios sociales nunca se han dado a través de un trato cortes, pero la lucha no es contra López Obrador, es contra el Estado que hoy le toca a el encabezar, pero fuera quien fuera el presidente, estoy convencida que las mujeres seguiríamos alzando la voz. Pues no no es nada fácil saber que cada 9 minutos matan a una mujer y cada 4 violan a alguna compañera, conocida o no, amiga o no, familiar o no, pero igual de importante que si fuera alguien cercano a nosotros. Se trata de proteger la vida, sea de la mujer que sea, pero la violencia de género sigue en aumento. 

Cabe mencionar que México fue el último país de Latinoamericano en elevar a rango constitucional el voto de la mujer, así, generaciones tras generaciones se han luchado por el tema de equidad e igualdad. Fue el resultado de muchos años de lucha de las mujeres en diferentes trincheras que logró que por fin se les tomara en cuenta para participar en la vida pública. Los movimientos feministas no son nuevos, pero recientemente y gracias al siglo de las comunicaciones se ha podido visualizar estas demandas de todas aquellas mujeres que deciden alzar la voz.

Para nosotras se trata de ser valientes y dar un paso adelante en contra de prejuicios, de críticas, de los cuestionamientos; Es reclamar el lugar que nos corresponde. ¿Nos tocará luchar lo doble que un hombre para ocupar un espacio político? Sí, pero el hacerlo es demostrar quienes somos, lo que valemos, lo queremos, y el llegar es para hacer historia, es para seguirnos abriendo camino unas a las otras. Es para alzar la voz, el que una mujer de ordenes y que además sea joven se prestará a infinidad de comentarios, burlas y cuestionamientos pero aquí estamos para demostrar de que estamos hechas. 

Cada que una mujer decide participar en política es seguir haciendo historia y quiero decirles a quienes leen estas lineas que aquí estamos muchas mujeres que tenderemos la mano a quienes decidan dar ese paso, sin importar las filias políticas… Se llama sororidad.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar