Ensayo Sobre la Ceguera (encuentra las diferencias)

CulturizArte 21 de febrero de 2022 Por Tribu PoliticArte
Portada de Ensayo sobre la Cegurea de José Saramago
Portada de Ensayo sobre la Cegurea de José Saramago

Por: José Buendía

El día de hoy, mi madre, abuela de mis dos hijas, envió una imagen al grupo de WhatsApp de la familia, la misma se trata de uno de esos acertijos que antiguamente en mi niñez encontraba en los manteles para niños que te daban en los restaurantes y que te invitaba a encontrar las diferencias entre el dibujo superior y el inferior, como estrategia para distraer el hambre infantil, entre la llegada y acomodo en establecimiento y la del primer plato. El día de ayer, justo terminé de leer Ensayo sobre la Ceguera del autor portugués y ganador del premio Nobel  José Saramago. Todavía con el envión de las sensaciones que produjo la citada lectura, me encontré tratando de identificar las seis diferencias entre la imagen superior e inferior referida, mientras que mi inconscientemente me taladraba el pensamiento empujándome a actualizar dicho juego infantil por otro igual en el que había que encontrar las diferencias de la realidad (en tiempos de pandemia) con la ficcional Ensayo Sobre la Ceguera.

Sirva la introducción anterior como pretexto para reflexionar respecto de la utilidad  que tienen ciertos textos literarios para reflejar lo que sucede en nuestro “día a día”. La novela parte del momento en que uno de los personajes se queda ciego, de ahí, todo es cuesta abajo, la ceguera (que tiene la particularidad de ser blanca y no negra como sabemos sin ser ciegos que es la ceguera de carne y hueso, es decir, la real) empieza a propagarse de persona en persona sin poder explicar la forma o el modo de contagio. Poco a poco los personajes principales son presa del padecimiento, el primer ciego, su mujer, los pacientes en espera por entrar con el oculista, el mismo oculista (valga la ironía), y así todos, todos menos la mujer del oculista, quien será bastón y ojos para los ciegos y heroína de la historia como lo suelen ser las mujeres en las obras de Saramago.

WhatsApp Image 2021-12-21 at 8.08.31 AM"Los labios rojos de la taza blanca" de José Buendía, gana el Premio Baltazar en SLP

Pronto en la novela, el oculista ciego busca dar parte al ministerio de sanidad, de esta epidemia que parece no tener explicación y antecedente alguno pero que se propaga tan rápido como el catarro común. Ante el intento, el oculista ciego tiene que convencer un funcionario medio, con el que una secretaria condescendió después de muchos intentos a ponerlo en contacto, de que lo comunique con su superior, esto sin revelarle, por un alto sentido de la responsabilidad, la aparición de una epidemia de ceguera para no causar pánico; el funcionario medio insiste que tiene órdenes y que si no le dice de que se trata no podrá comunicarlo, órdenes son órdenes ahí como lo son en el mundo real, aunque con esas órdenes incluso obstaculicemos información tan importante como la propagación de una epidemia. “De esa masa estamos hechos, mitad indiferencia, mitad ruindad” (pág. 47)

Cuando al fin se activa el “maldito engranaje oficial”, nos convertimos en testigos de una autoridad o Gobierno que toma decisiones más preocupado en las implicaciones sociales y sus derivaciones políticas que en las humanas. Mientras no se aclarasen las causas de la enfermedad, mientras no se encontrara una cura, se aislaría a los ciegos y a aquellos que hubieran tenido contacto con ellos, se les pondría en cuarentena, sin saber si esta como la de los barcos en tiempos de cólera o fiebre amarilla, duraba cuarenta días. Una vez definida la estrategia faltaba el lugar que funcionaría como isla, el cual resulto ser más apropiado un manicomio, ya que era la más económica y la que menos callos pisaría de otros ministerios. Una vez contenidos los ciegos principales, el papel del Gobierno queda reducido a un mensaje transmitido por un altavoz diariamente en el que en resumen les hacía ver a los pobres ciegos que la decisión, aunque difícil, había sido tomada por su bien y el de la población general, y también habiendo ponderado todas las consecuencias sin dejar de reconocerles que dicho aislamiento representaba la más alta solidaridad para con el resto de la comunidad nacional; de ahí en adelante les dictaba este mismo mensaje 15 reglas que bien podríamos resumir en la expresión, háganle como puedan. Como es evidente, esto solo podría pasar en una obra de ficción, porque en el mundo real, jamás se ha visto que un gobierno, se lave las manos, tomando decisiones priorizando sus intereses y haciéndose de la vista gorda ante una epidemia, en la que además la población dejada a su suerte, sea la que primero antes que el Gobierno, la que se procure sus propias medidas en un mundo globalizado y de ahí en adelante, hágale como puede.

Reseña "EL AROMA DEL TIEMPO" de BYUNG CHUL HAN

Poniendo el foco en la convivencia dentro del manicomio, damos cuenta de situaciones en las que a convivencia en condiciones extremas pueden ocurrir. Quisiera decir que ahí todo son miel sobre hojuelas, que el autor hace gala de su prosa para describir escenas en las que la solidaridad y la bondad pueden inspirarnos a ser mejores personas, pero no es así. Los griegos usaban las tragedias para que los espectadores (el pueblo) a través de la catarsis, aprendieran la lección. La población inicial del manicomio fueron los primeros (que sepamos) seis ciegos, poco a poco al extenderse la epidemia, empieza a poblarse cada vez más, cada nuevo ciego llegando con su propia historia y cargando el miedo de sus propios demonios; como podemos imaginar no es lo mismo que convivan seis nuevos ciegos a casi trescientos. En esta parte de la novela se describe un abanico relaciones humanas, en donde el miedo es el principal protagonista; hay ciegos abusivos que se aprovechan de la ceguera de los demás para acaparar la comida y los suministros; hay ciegos que abusan de su fuerza y de sus armas para someter a otros ciegos; para pedir a las mujeres como tributo a cambio de comida, y en general ciegos que no se solidarizan con los otros ciegos ni para enterrar a los muertos. Mientras tanto en el mundo de acá, aislados unos, de “vacaciones” otros, también el miedo hace mella de nosotros; hemos sido dejados a nuestra suerte por un Gobierno indolente ante la tragedia, que reacciona mal y tarde a una situación en la que no vio cortar la barba de todos sus vecinos y apenas hoy pone la suya a remojar. En la que hizo de un virus, herramienta de división y que solo tiene un mismo discurso transmitido diariamente por cualquier altavoz, en resumen como en la obra, háganle como puedan. La calles del centro de la ciudad, llenas, el acaparamiento (en algunos casos absurdo como el del papel higiénico) a la orden del día; la reventa de tapabocas, gel antibacterial, y otros enseres de limpieza, presente, ¿la pandemia nos hace más solidarios ya o simplemente saca lo peor del ser humano que hay en nosotros? 

No todo en la novela es malo, dentro del mensaje apocalíptico que describe magistralmente Saramago, que si bien los ciegos no veían pero bien podían oler, también hay un personaje que equilibra la balanza, un solo personaje le bastó al autor para que podamos tener un mensaje de esperanza, la heroína, que no era ciega pero fingió serlo por amor y que carga con la mayoría de las calamidades literarias, un solo personaje solidario hasta los huesos. Dudo que el autor quisiera escribir una novela en la que todo es malo y háganle como puedan, Saramago decía que no era pesimista sino realista y si el en un mundo de ciegos pudo ver solidaridad entonces creo que hay esperanza, tal vez una sola persona solidaria sea necesaria para pasar esta tempestad.
No les platico el final porque este fue un ejercicio de encontrar las diferencias y aunque las diferencias evocadas puedan aparentar ser más coincidencias, les digo que no podrían serlo porque unas pasan en un universo literario y otras tantas en la vida real, ya le corresponderá al lector definir cuál será cuál. 

WhatsApp Image 2020-11-01 at 11.32.03 AMCuento inédito: "75 de azúcar y 75 de carne"

Publicado por primera vez en la revista Humanismo y Sociedad en abril de 2020

Tribu PoliticArte

Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

Sobre PoliticArte 
Somos una minoría creativa, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Las opiniones aquí expresadas son responsabilidad del autor y no representan necesariamente la opinión oficial de PoliticArte.Mx

Te puede interesar