El aborto es machista

Ápeiron por Roberto Donjuán 07 de enero de 2021 Por Roberto Martín Donjuán Escobedo
Columna "Ápeiron" por Roberto M Donjuán
Veronica-min
«Verónica Camargo madre de Chiara Páez»

En el discurso proaborto está excluido totalmente el hombre y esto es perfecto para el machismo existente, esto es así, porque precisamente alimenta la idea de que la única responsable de los hijos es la mujer, recordemos el tan usado eslogan «la maternidad será deseada o no será», lo cual ratifica que eso de traer hijos al mundo y su responsabilidad es únicamente de la mujer, como si el acto y consecuencias de crear un nuevo ser fuera solamente de una persona.

Dicho discurso es perfecto para los hombres irresponsables y son en gran parte los que lo apoyan, dado que, es ideal para aquellos que suelen ver a la mujer únicamente como un objeto sexual que es descartable cuando ya no les es útil, de igual forma, las consecuencias que puedan surgir del acto sexual, como la procreación, por lo tanto, ¿qué mejor solución puede haber para un hombre irresponsable que el aborto?, probablemente la mayoría de personas tenemos alguna conocida o hemos sabido de alguien, que cuando se ha embarazado «accidentalmente», ha recibido la propuesta o presión del hombre para que aborte, incluso muchos de ellos son los que consiguen los medios abortivos para la mujer.

Casos conocidos tenemos muchos, inclusive uno en particular que resulta muy contradictorio con el movimiento feminista proaborto, este es el que hizo conocido el lema y movimiento de «Ni una menos» el cual nació en Argentina derivado del asesinato de una adolescente de 14 años, embarazada, llamada Chiara Paéz, dicho delito perpetrado por su novio, el cual confesó haberla matado porque Chiara se negó al aborto; resulta contradictorio porque el movimiento se tergiversó tanto que la mayoría de las que ahora salen a marchar bajo la consigna de «Ni una menos» también piden el aborto sea legal (lo que originó el crimen cometido contra Chiara), inclusive Verónica Camargo (mamá de Chiara) lo ha señalado y hoy en día es activista parte del movimiento provida en su país (por obvias razones), como ella lo señaló ante el Congreso de aquél país; «La victima no era Chiara sola, llevaba un bebé de ocho semanas en su vientre», de igual manera, otra de las cosas que dijo al respecto fue: «Las chicas sufren violencia y presión de los hombres que no quieren hacerse cargo, este fue el caso de Chiara y su bebé».

El caso de Chiara no es único en el mundo, desgraciadamente es común; por otro lado, el aborto también perjudica a las víctimas de violación, como lo vemos en el caso de México que ante el aval de la Suprema Corte de Justicia de la Nación al negarse a invalidar algunas disposiciones de la afamada «NOM-046», las cuales permiten cuestiones como que una menor de 12 años pueda abortar por solicitud de alguno de sus padres (en el entendido que digan fue víctima de violación), cuestión que no debe ser verificada por el personal de salud que participe en el procedimiento (porque bajo las ideas de la Corte eso sería «revictimizar» y no creer en la buena fe), además de eliminar el requisito de la autorización de la autoridad competente, es decir, el ministerio público; algunos de los ministros escudaron su decisión en la llamada «perspectiva de género».

De lo antedicho, los ministros olvidaron la realidad de muchas de esas víctimas en el país y con ello la perspectiva de justicia que deberían de tener, dado que muchas de esas víctimas principalmente sufren el delito de violación en un ambiente familiar, del cual la mayoría de las veces son salvadas precisamente cuando intentan abortar, pues cuando llegan a un hospital por dicha situación, el personal de salud suele informar al ministerio público dando así la posibilidad que se investigue el origen del delito y así salvar a la menor de su victimario o victimarios, o bien, muchas de las veces el bebé nacido de la menor es prueba de la violación que sufrió por parte de su agresor, que puede ser su mismo padre, pero con dicha decisión de la Corte: ¿Qué pasará con la menor que a solicitud de un padre violador pida el aborto, si el personal médico no podrá denunciar dicha situación, pues únicamente están limitados a practicar el aborto ante dicha situación? Obviamente no se investigará el delito y la menor regresará con su victimario a seguir sufriendo.

El aborto como método selectivo de sexo del nonato es una muestra del machismo también, esto ocurre en lugares donde el aborto es legal y ejemplos en el mundo hay muchos, uno muy sonado es el de China, donde muchas de las veces se aborta a las niñas por nacer, porque se prefiere nazcan hombres (véase: https://www.lavanguardia.com/ciencia/20190415/461668825501/aborto-selectivo-china-ninas.html).

El discurso feminista proaborto que dice lo pide por el bien de la mujer, resulta bastante favorable al machismo, los hombres que lo apoyan son machistas esencialmente, ya que un verdadero hombre entiende la responsabilidad que es ser padre y que es un asunto de dos, cuestión que se da al momento de embarazar a una mujer, haya sido planeado o no, un verdadero hombre tiene la ilusión de conocer a su hijo desde que está en el vientre materno; como abogado he conocido a hombres en dicha situación, que han acudido a mí ante el sufrimiento de un posible aborto por parte de su pareja y con la impotencia de no poder hacer nada, de igual forma, hombres que ya una vez nacidos sus hijos aunque no hayan sido planeados buscan convivir y hacerse responsables de ellos, sin embargo, el discurso feminista proaborto invisibiliza a esos hombres, con lo cual normaliza la irresponsabilidad de ellos y de las mujeres, favoreciendo enormemente al machismo, al final, la única que cargará con todas la consecuencias de un aborto cuando no haya un hombre responsable a su lado, será la mujer, inclusive una de las graves consecuencias es la muerte (sea el aborto legal o ilegal).

En conclusión, el discurso feminista proaborto es machista y perjudica gravemente a la mujer, ya que realmente no da soluciones a sus problemas, lo único que ofrece como panacea sin serlo, es el aborto, e inclusive con él se generan otros problemas, por eso, estimado lector, nunca verá a las feministas darle información de utilidad a mujeres que necesiten superar las adversidades que pueda representar un embarazo no planeado y ante la falta de compañía de un hombre responsable, tales como, que la legislación mexicana considera como delito la evasión de responsabilidad alimenticia, es decir, un hombre que no quiera cumplir con los gastos necesarios para la subsistencia de su hijo puede ir preso, o ventajas que les da la ley en ciertos sentidos, como en caso que un hombre se niegue a realizarse la prueba de ADN en un procedimiento judicial para el reconocimiento de su paternidad, el juez lo presumirá como padre dándole así todas las obligaciones que le corresponden o el hecho de que cuando se le demandan alimentos a un hombre, desde un inicio del juicio el juez decreta una pensión provisional, la que se le notifica a la parte patronal para que haga el descuento respectivo; en  fin, debemos de dejar el discurso que idolatra la irresponsabilidad, buscar el que da soluciones reales, civilizadas y no el aborto, ante problemas que pueden ser atendidos de mil formas distintas.

ROBERTO-minRoberto Martín Donjuán Escobedo
platLa falacia de autoridad por Roberto Donjuán
Te compartimos el programa de #AbogadosProVida de Generación Héroes por México



Sobre PoliticArte 
Somos una tribu digital, recolectora de noticias y creadora de periodismo, promotora del arte y admiradora de la cultura mexicana, vigilante del Poder y altavoz del Pueblo.

¡Haz Tribu y comparte PoliticArte!

Te puede interesar